Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Lunes, 30 abril 2018 | Leída 459 veces
confidencial

El runrún: Hubo pitada... ¿habrá cacerolada?

Marcar como favorita

Pocos escenarios hay más propicios para mostrar públicamente nuestra aprobación o rechazo hacia algo o alguien que los grandes eventos deportivos. El ejemplo paradigmático es el nacionalismo catalán y las finales coperas, donde los pitos al himno español o al propio monarca son ya un ingrediente más de la cita deportiva. El pasado domingo fue a la presidenta andaluza a quien le tocó escuchar ‘música de viento’ en Huelva.

[Img #201627]Como muchos de nuestros lectores ya sabrán, ocurrió al término del partido donde Carolina Marín logró su cuarto título europeo ante la rusa Kosetskaya; concretamente en el momento en el que la megafonia anunciaba que Susana Díaz se disponía a colgar la medalla de oro a la campeona onubense. Los aplausos lógicos por ver a nuestra jugadora homenajeada en su tierra tras lograr nada menos que un campeonato continental, no lograron silenciar una pitada que, al contrario de la que referíamos al comienzo, la mayoría no esperaba e imaginamos que ella tampoco. Como ocurre en estos casos, no es fácil aventurar cuantos de los casi 5.000 espectadores se unieron a la protesta, pero es evidente –como puede comprobarse en el vídeo que acompaña a estas líneas– que no fueron pocos, lo que demuestra que los representantes públicos, en estos tiempos donde el ejercicio de la política está ciertamente desacreditada, independientemente del partido en el que militen, se la juegan en sus apariciones públicas. Y Huelva no es últimamente el mejor rincón de España para dar la cara: la ciudadanía parece haber interiorizado la existencia de un agravio comparativo que explicaría nuestras carencias en materias como las comunicaciones o la sanidad, y no desaprovecha la presencia de responsables públicos autonómicos o estatales para demostrarlo. Que tome nota pues el ministro Iñigo de la Serna, que ha anunciado su presencia en Huelva el próximo jueves para inagurar –oficialmente, puesto que se encuentra operativa desde el pasado miércoles– la nueva estación. No sabemos si la cacerolada que se está [Img #201630]promoviendo a través de la redes sociales para recibir al titular de Fomento y mostrarle el sentir de muchos onubenses con respecto a la línea ferroviaria que debemos soportar terminará llevándose a cabo, pero quizá el anuncio de su colega Fátima Báñez adelantando las "buenas noticias" que traerá De la Serna bajo el brazo no es más que el intento de apaciguar los ánimos antes de una cita que podría ser complicada para el enviado gubernamental.

 

Jabón con leche de camella en Doñana. Los camellos del parque Dunar de Doñana han contribuido a elaborar el jabón de leche de camella, confeccionado con los productos naturales que se usaban en el periodo egipcio. Por entonces el jabón se utilizaba principalmente como un elemento medicinal teniendo a la piel humana como principal destinataria. Se convirtió en el antídoto indispensable para los eczemas, la psoriasis o el acné. Fue Cleopatra Filopátor Nea Thea o Cleopatra VII la que hizo popular la utilización del jabón de camella para su aseo personal, quedando a través de los siglos como un hábito higiénico indispensable. El jabón fabricado por la empresa Aires Africanos, afincada en Matalascañas, al margen de los ingredientes empleados en el año 30 antes de Cristo, ha añadido la mirra, árbol que crece al noreste de África, en Arabia y en los territorios anatólicos turcos.

 

[Img #201631]¡Que viva el vino! Ni una ni dos veces, suponemos que alguna más, se escuchará el próximo 12 de mayo esta frase en la plaza de las Monjas, escenario elegido para la conmemoración en Huelva del Día del Movimiento del Vino de Denominación de Origen. ¿Qué no sabían que había un día de esa temática en concreta? Pues nosotros tampoco, pero vaya, que no nos vamos a oponer, que cualquier excusa es buena para tomarse un buen caldo y más si es de la tierra… Según nos hemos enterado, es el día en el que las denominaciones de origen se unen para rendir homenaje a los productores vitivinícolas, reconocer la importancia del vino de calidad y acercar el vino con D.O. al público en general y a los jóvenes en particular. La jornada tiene como acto central un brindis que se realiza de forma simultánea en 26 municipios, y uno de ellos es Huelva, donde el ‘chinchín’ masivo -a las 13.30 horas- precederá a una degustación de vinos de las bodegas participantes. Catas, actuaciones musicales, sorteos, y actividades de animación varias hasta la medianoche -todo ello organizado por la Denominación de Origen de los vinos onubenses, Condado de Huelva- completan la programación del día en el que, no nos engañemos, seguro que más de uno acaba piripi, aunque ese no sea justamente el objetivo de la celebración.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress