Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Lunes, 16 abril 2018 | Leída 284 veces

¿Y el 13 de mayo qué?

Marcar como favorita

Vive el Recre instalado desde hace años en un absurdo constante, en un quiero y no puedo, en una desidia total que está irritando a unos y a otros y a la que no se le atisba ni un fin ni una solución. Otra vez nos vamos a salvar sobre la bocina de la competición pese a que en verano se vendió (humo) el ascenso como objetivo, y otra vez más, y eso es lo que a mí realmente me preocupa y hasta que me saca de quicio, nos veremos el 13 de mayo sin ninguna hoja de ruta marcada para hacer las cosas medianamente bien y con sentido de cara a la próxima temporada.

Entre que la afición será el jugador número 12 en los dos partidos que quedan en el Nuevo Colombino (aunque ni por asomo se va a rozar el lleno porque la afición está harta de tantas mentiras y oscurantismo) y que el calendario es más que propicio (el San Fernando está virtualmente salvado, el Granada B no se juega ya nada, el Jumilla posiblemente ya esté descendido en la última jornada y tan solo Las Palmas Atlético le puede buscar las cosquillas al Recre), no habrá problemas para salvar la categoría. Algo que lógicamente esta temporada no puede venderse como un éxito como en las dos precedentes, ya que en esta ocasión apenas ha habido problemas de pago y encima el potencial deportivo en teoría (y hay que dejar claro lo de en teoría) era bastante superior al de las dos anteriores plantillas que tenía el Decano.

 

Los jugadores, y lo llevo diciendo ya desde mucho tiempo atrás, han sido los principales culpables de la decepcionante campaña albiazul. Y además ellos lo saben. No es de recibo no haber pasado de mitad de la tabla más que en un par de las 34 jornadas ligueras que se llevan disputadas. La afición no se merece pasar por este ingrato trago con el cariño y el desempeño económico que lleva poniendo en el último lustro pese a las penalidades que está pasando. No sé si no han sentido lo suficientemente los colores, si les ha podido la presión o simplemente que futbolísticamente no han podido o sabido dar más, pero el caso es que la mayoría de ellos han fracasado y han estado lejos de su mejor nivel, por lo que este verano habrá una nueva limpia en el plantel, y en este caso está totalmente justificada.

 

Para mí, por lo tanto, los mayores culpables son los futbolistas, y sin librar del todo al Ayuntamiento, a Eurosamop y al Consejo de Administración, los segundos máximos responsables creo que han sido los tres entrenadores que ha tenido el equipo. Y claro, los que los han colocado ahí. Lanzo una súplica, y con esto creo que claramente me convierto también en altavoz de la masa social recreativista: no es de recibo que tengamos que soportar año tras año que al Recre, un equipo histórico y con solera, y más estando en Segunda B, vengan técnicos becarios, es decir, quizás con un buen currículum como futbolistas pero verdes y sin experiencia en los banquillos. El Decano no puede ser un banco de pruebas. Esto no es un equipo de barrio. Las consecuencias parecen claras. Los números no engañan. El equipo no ha hecho más que cuatro o cinco partidos decentes y las alineaciones y los planteamientos han ido dando bandazos (de un delantero a dos, de poner a canteranos a no contar con ellos, de meter a los refuerzos invernales a que esté en el ostracismo...). El conjunto albiazul no ha jugado a nada y por eso está donde está en la tabla. No le den más vueltas. No estamos abajo por injusticias arbitrales o por mala suerte sino porque somos muy malos y aburrimos hasta las ovejas. Así que nada, a ganar un par de partidos, a hacer autocrítica y a pegarle a esto un volantazo muy serio o si no al final el que juega con fuego lo acaba pagando y cualquier año de estos nos vamos a Tercera División.

 

Y luego está lo institucional, un caballo de batalla en el que casi nadie pinta nada porque entre Gabriel Cruz y Juanma López se lo guisan y se lo comen. Así se pactó el famoso 30 de junio y así están ejecutando su plan. Ni siquiera hay todavía fecha para la Junta de Accionistas, por lo que esperen ustedes sentados a que veamos el contrato privado firmado hace ya casi un año entre el Recre y Eurosamop. De vergüenza vamos. Y los onubenses que están en la zona noble albiazul son cómplices de este engaño al pueblo de Huelva. Y en cuanto a la venta, y teniendo en cuenta que en poco más de un año hay elecciones municipales pues casi que también vayan olvidándose de que haya algún movimiento. Está por ver todavía si se convoca el concurso público, porque de fechas no hay nada de nada, y después, si se convoca, hay un 90% de opciones de que Juanma López sea el que se lleve el gato al agua. Así que nada, nos queda Eurosamop para rato y, a falta de transparencia, nos queda rezar para que en lo deportivo lo hagan mejor la próxima campaña, que no es difícil, ya que el listón lo tienen por los suelos visto lo visto.

 

En lo económico harán y desharán a su antojo y el alcalde es el que debe estar vigilante porque el Recre será importante en las elecciones, y en lo deportivo pues no esperen ustedes gran cosa ni grandes revoluciones. Los jugadores onubenses y la cantera seguirán estando ninguneados y en segundo plano y al Decano llegarán futbolistas desconocidos y de medio pelo a hacerse aquí un nombre. Y será una ruleta rusa. Podrán rendir o no, pero sin un trabajo de varios meses atrás y una agenda de jugadores de calidad con los que negociar con tiempo (que permítanme que dude que la tengan) será difícil ilusionar a la masa social y que el Recre conforme una plantilla de garantías para luchar por el ascenso. Yo después de equivocarme (como casi todos) en mis pensamientos el pasado verano no voy a vender humo para el próximo ejercicio. Ni aunque arrasemos en pretemporada y en el Trofeo Colombino. La Segunda B es muy traicionera y brillan más los hombres que los nombres. Hay que crear un grupo comprometido y equilibrado y principalmente acertar en la figura del entrenador. Si el Recre sigue tirando de amiguismo y compadreo, mal vamos. ¿Será Óscar Carazo un nuevo Fernando Iturbe? Esperemos que no, aunque conocimiento tiene del fútbol base de Madrid y pare usted de contar. La verdad es que soy pesimista y creo que nada va a cambiar desde que acabe la liga el 13 de mayo. Pero nos venderán que con la crisis económica galopante que tiene el Decano no se puede hacer mucho más. En fin... Que así está el patio.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 16 abril 2018 a las 13:13
Verónicay
Si no os importa, dejad en paz a la plantilla. Estos jugadores tienen la seguridad del respaldo económico del alcalde ( "... ayudaremos siempra al Recre aunque baje a tercera" ).
También tienen a favor una afición "ciega", que anima y aplaude, poco exigente, que nunca los abuchea.
Y si pasean por Huelva los niños se quedan embobados mirándolos y están invitados en los bares y la gente se hace selfies con ellos.
Si les tratamos así es como si a un niño le dices... "aunque haya suspendido todo, tú tranquilo que no pasa nada".
Si el domingo les damos una sonora pitada veréis como corren.

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress