Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Lunes, 9 abril 2018 | Leída 1422 veces
confidencial

El runrún: ¿Ofensa desmesurada?

Marcar como favorita

Vaya por delante que entendemos que haya gente que se haya molestado por los comentarios vertidos sobre Huelva en el programa ‘La vida moderna’, de la Cadena Ser, especialmente si no son habituales del programa y desconocen que ese humor bruto -muy bestia a veces- y faltón es su tónica habitual.

[Img #199952]Cada cual es libre, claro que sí, de ofenderse por lo que considere oportuno, pero tal vez pierde un poco la razón cuando expresa este malestar con ofensas de vuelta y discursos desproporcionados, que también los estamos viendo desde que se produjo el episodio en cuestión. Salidas de tono, desprestigio de todo un medio de comunicación, y llamamientos al boicot a la cadena parecen medidas algo desmesuradas por unos simples comentarios en un programa no mayoritario, mientras la pasividad y el pacifismo -por no decir pasotismo- es en cambio la actitud usual ante ofensas mucho más relevantes y redundantes en el día a día de la ciudadanía onubense, que llegan en forma de discriminación o ninguneo respecto a las necesidades de Huelva y sus habitantes: en eso pocas personas se muestran tan beligerantes. Los miles de comentarios -de onubenses desconocidos y algunos que no lo son tanto, e incluso representantes institucionales- que ha provocado este fragmento del programa no se han visto ante problemáticas reales; problemáticas que, por cierto, siempre han tenido eco en Radio Huelva-Cadena Ser, cuyos profesionales están pasando un mal trago al verse atacados a causa de unos comentarios totalmente ajenos a ellos y a su proceder habitual, en la que está siendo probablemente la consecuencia más injusta de este episodio -que tal vez no debería haber pasado de anécdota-. Son nuestros compañeros y compañeras de Huelva quienes se están llevando la peor parte, mientras que los responsables del programa siguen a lo suyo: el humor (no entendido/compartido por muchas personas) y la provocación, como se ve en una de las últimas entradas en Facebook de Quequé, uno de los intervinientes.  A quien no le guste ‘La vida moderna’ que no lo escuche, pero que tampoco la use para atacar a unos profesionales que merecen todo el respeto y cuya labor no tiene nada que ver con el programa en cuestión. Nuestro apoyo para ellos, por supuesto.

 

Enésima avería del Alvia. A estas alturas a pocos va a sorprender que se produzcan incidencias en los trayectos de los escasos trenes que circulan entre Huelva y la capital de España. Retrasos, desorganización, averías o vagones con servicios deficitarios son algunas de las razones por las cuales los resignados viajeros que deben confiar en Renfe, cada [Img #199938]vez están más concienciados de la necesidad de denunciar el trato discriminatorio que, a todas luces, sufrimos en esta provincia en lo que a infraestructuras ferroviarias se refiere. El último capítulo, al menos que sepamos, se produjo el pasado domingo, cuando el pasaje del convoy que tenía la estación término de Huelva como destino tuvo que padecer un incómodo calor durante todo el trayecto debido a una avería en el aire acondicionado, algo que si es soportable en estas fechas podemos imaginarnos lo que sería de producirse en los meses de julio o agosto. Junto a estas líneas pueden ver el mensaje que uno de los habituales del ‘tren de la bruja’, el humorista Marcos Arizmendi, colgó en la red social Twitter con el toque de humor propio de quien está ya curtido en multitud de viajes como este. Y ya que hablamos de reclamaciones y teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos se formalizan a causa de retrasos sobre el horario establecido, empieza a circular el rumor de que Renfe estaría planteándose ampliar el margen de tiempo que puede sobrepasar sobre la llegada prevista al destino con el fin de evitar buena parte de estas denuncias, que a la compañía le cuestan un dineral en concepto de devolución parcial o total del importe del billete. Cuesta creer que la empresa pueda tomar una decisión de este calado sabiendo lo que se juega en términos de imagen y seriedad, pero también estamos convencidos de que a nadie que viaje habitualmente en trenes con origen o destino Huelva pueda sorprenderle.

 

Carne picada en 20 minutos. No es una receta de cocina ni mucho menos, pero es algo que debería de conocer todo onubense porque es uno de los acontecimientos casuales que más transcendencia ha tenido en nuestra historia. Este año se cumple 75 años de la aparición de un cadáver en una playa de Punta Umbría que aunque no lo pareciera entonces guardaba relación con el conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial. Seguro que muchos onubenses han oído hablar de William Martin y han leído más de una obra escrita con la idea de indagar en su figura. La ‘operación carne picada’ lo marco todo y por eso os traemos este vídeo que cuenta la historia en 20 minutos de una manera clara y amena. En su descripción se dice “La mañana del 30 de abril de 1943, un pescador de Huelva descubrió un cuerpo flotando en las aguas de El Portil. El cadáver correspondía a un hombre joven vestido con gabardina y uniforme de oficial de la Infantería de Marina británica. Portaba un maletín con documentos unido a él mediante una cadena. Este hallazgo despertó un gran interés y sus consecuencias serían determinantes en el futuro inmediato de la II Guerra Mundial. El cuerpo no llegó por azar a las costas de Huelva, al contrario, fue el resultado de una cuidadísima operación puesta en marcha meses atrás por los servicios de inteligencia británica con el objetivo de engañar a Hitler y su estado mayor”. Por cierto, para los interesados, nosotros publicamos hace ya siete años un interesantísimo artículo sobre esta operación.

 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 10 abril 2018 a las 10:54
Pedro Luis Medero Irizo
El artículo que acabo de leer sobre la ofensa desmesurada a Huelva, me indigna de nuevo. Repite los clichés que luego usan humoristas catetos para generar una risa fácil, borreguil, inculta. Leo en ese artículo que en Huelva la gente no se mueve para cosas importantes. Esquema que no por ser repetido sin razonamiento previo se convierte en verdad. En Huelva hay múltiples ejemplos de movimiento por cosas importantes, como las movilizaciones relacionadas con el cierre del hospital, la creación de la mesa de la ría, y hasta por el recreativo (admito que en este último caso la importancia depende del punto de vista). O sea, que si seguimos haciendo el insulso discurso de repetir los tópicos absurdos sobre Huelva y su gente, estamos dando pie a que luego aparezcan mamarrachos que, sin conocernos, repitan en programas de radio las mismas estupideces

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress