Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Lorena Martín Montilla
Lunes, 9 abril 2018 | Leída 150 veces
COACHING PERSONAL

¿Lo hago o no lo hago? Aprende a decidir

Marcar como favorita

Si tienes decisiones importantes que tomar, elige aquella que te haga feliz y no la que te resulte más cómoda.
Una de las principales herramientas que tenemos para crecer, para poner en marcha nuestros proyectos y mejorar personal y profesionalmente es la toma de decisiones.

[Img #199855]Se trata de elegir, de hacer frente a las situaciones que nos rodean y actuar, de tomar un camino u otro, de seguir adelante o cambiar el rumbo. Sin embargo, solemos quedarnos en nuestra zona de confort, en ese espacio de tranquilidad en el que queremos permanecer imperturbables. Ahí nos sentimos seguros, cómodos, bajo la falsa apariencia de mantenerlo todo bajo control, sin imprevistos, sin la “molesta” inquietud de tener que tomar decisiones o de enfrentarnos a situaciones que nos hagan posicionarnos.


Pero, como sabemos, no tomar decisiones es peor que cometer errores. Precisamente, el miedo a equivocarnos nos frena, nos maniata, nos limita. Elegir supone desechar otras alternativas y, sin querer, alimentamos nuestros pensamientos sobre el error que podemos cometer si nos decantamos por una u otra opción. Esas dudas y esos temores nos llevan a la indecisión y, por eso, nos quedemos parados en una imaginaria señal de STOP sin atrevernos a tomar un camino.


También es habitual recurrir a otras personas, a consejos o pensamientos inducidos que nos eximan de esa responsabilidad y, si nos equivocamos, no tendremos esa molestasensación de frustración. Es un miedo natural a tener que asumir consecuencias y hacer frente a posibles errores por si nuestro plan no sale como pensábamos (y después nos dedicamos días y  días a lamentarnos y a enfadarnos con nosotros mismos por haber elegido una u otra opción). Pero las decisiones hay que tomarlas si queremos avanzar, si queremos crecer, si queremos llegar a ser lo que realmente queremos, si queremos desarrollar nuestro plan de vida.


[Img #199857]Y en esa toma de decisiones tenemos que saber que las respuestas están en nosotros. Tenemos que conocernos lo suficiente, saber cómo tendemos a razonar y las motivaciones que nos mueven para, de esta forma, poder decidir sobre aquello que mejor se adecúe a nuestros valores. Es fundamental ser fieles a nosotros mismos y no elegir por el qué dirán, por lo que pensarán, por lo que esperan de mí. Las decisiones tienen que hacernos felices, tienen que encajar con nuestra personalidad, con nuestro yo, con nuestro potencial y conectar con esa esencia que nos hace especiales.


Tener la valentía de elegir, de decidir, está estrechamente relacionado con nuestra autoestima, nuestro nivel de tolerancia a la frustración y la capacidad de controlar nuestras emociones y las injerencias externas. Cuando aprendemos a decidir estamos tomando las riendas de nuestra vida, dejando nuestro presente y futuro en nuestras propias manos, sin depender de nadie más. Sabemos que hay alguien que nunca nos fallará, que somos nosotros mismos y, en base a eso, tenemos que actuar. Confiando en lo que somos y en lo que podemos hacer. Sobre todo, tenemos que saber que si elegimos y actuamos conforme a nuestras creencias y nuestros valores será la decisión correcta. Si es TU decisión será la acertada. Además, es importante saber que ninguna elección será totalmente correcta, todas tendrán sus ventajas e inconvenientes. La clave reside en saber escucharnos para encontrar la mejor respuesta. Un verdadero diálogo interior, con la suficiente madurez y autonocimiento para no tender al autoengaño. Quien quiere hacer algo encuentra el camino, los medios; quien no quiere hacerlo encuentra excusas. Dejamos pasar oportunidades, dejando aparcadas determinadas elecciones por salvar dificultades y no asumir riesgos. Pero el riesgo, bien gestionado, siempre nos hace crecer.


En coaching solemos decir que “no necesitamos que el camino sea fácil, necesitamos que valga la pena, que sea posible”.  Y como dice El Principito, “sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos”. Por eso, tenemos que tener la capacidad de ver más allá, de encontrar el mensaje que cada situación nos lanza, el aprendizaje de elecciones pasadas y, sobre todo, conocer nuestras emociones. Es cierto que la sensibilidad nos da una visión que no todas las personas tienen la virtud de tener pero, por otra parte, tenemos que ser conscientes de esas emociones, dominar lo que sentimos y no tomar decisiones permanentes por una emoción temporal. Hay que encontrar el justo equilibrio.


[Img #199858]Para aprender a decidir, partimos de todas estas nociones y podemos establecer un esquema sencillo que nos ayude a visualizar cómo cambiaría nuestra vida al tomar determinada decisión, si ese cambio merece la pena y si somos capaces de gestionarlo ahora y en un  futuro. 


Preguntémonos qué ocurriría si X sucede o si X no sucede. Que no pasaría/no habría en mi vida si X sucede, o si X no sucede. Después, según nuestros valores y nuestro plan de vida, tendremos que ponderar.


Establezcamos prioridades en nuestra vida (en todos los ámbitos). Tenemos que diferenciar lo importante, lo que realmente nos hace felices y nos realiza personal y profesionalmente al margen de lo socialmente correcto, de las normas preestablecidas, de aquello que se marca como adecuado por los demás. 


Planifiquemos cómo sería nuestro camino al decantarnos por una determinada opción para saber si eso es lo que realmente queremos y saberqué vamos a tener que dar de nosotros (de forma que podamos valorar si nos va a compensar).


Listamos las opciones que tenemos en relación a una determinada situación y en cada una de ellas buscamos los aspectos positivos y los que pueden suponer más dificultades. Unas dificultades que no deben frenarnos siempre y cuando sepamos que son asumibles, confiando en nosotros para superarlas. Sabiendo si, en ese momento, tenemos los recursos suficientes para hacerles frente. Si ese esfuerzo o sacrificio es algo que podemos asumir o no. También es importante saber si esas elecciones tienen repercusiones directas en nuestro círculo más cercano o los implica de alguna manera para también saber cómo tendríamos que gestionar las relaciones con ese entorno y de qué forma se podrían ver alteradas. 


[Img #199859]Es importante saber que, para decidir, tenemos que medir de forma cualitativa más que cuantitativa. Podemos tener en nuestra lista diez dificultades y dos motivaciones positivas, pero esas dos razones pueden ser mucho más poderosas que las adversidades. Eso lo sabremos nosotros. La respuesta no puede ser externa. Unamisma elección no es válida para todas las personas y, dependiendo de esa individualidad, las decisiones serán unas u otras.


Suzy Welch nos propone la regla del 10/10/10 para tomar decisiones. Ante la pregunta que nos podemos hacer de “¿debo o no debo hacer….?”, Welch nos responde: ¿Qué consecuencias tendría esa elección en los próximos 10 minutos?, ¿y en los próximos 10 meses?, ¿y en los próximos 10 años? Este método te permite discernir las consecuencias de tus elecciones según el impacto que pueden tener en tu vida y los cambios que supondrán. Esto te ayuda a saber si estás dispuesto a afrontar esos cambios y qué “te exigirá” tu decisión en cada momento. También nos facilitael camino para comprender las consecuencias de no tomar esa decisión y el posible vacío que nos pueda dejar (una elección significa tener que renunciar a otras).


Por último, hay que saber que hay elecciones que son permanentes y otras reversibles. Por eso, es importante tomar consciencia de que una vez iniciado el camino se puede corregir. Incluso en aquellas situaciones en las que sabes que te marcarán de por vida, siempre tienes un margen para aprender, para mejorar, para redefinir tus valores y tus planes, para encontrar lo positivo en cada dificultad y tener la posibilidad de reinventarte y descubrir tu potencial para hacer frente a los retos que vayan asociados a tu decisión.


Escúchate, encuentra la sabiduría que hay en ti, pues nadie te conoce mejor que tú. Tú sigues tu camino y nadie más estará en tus zapatos. Cada uno de nosotros elige en función de su YO, de sus metas, prioridades y creencias. En definitiva, nuestras decisiones nunca deben contraponerse ni ser opuestas a lo que somos y a lo que queremos ser. Somos dueños de nuestra vida y tenemos que tomar las riendas. Sigue aquello que te haga feliz y que sea sostenible en el tiempo; aquello que seas capaz de afrontar convencido de que podrás sacar lo mejor de ti y encontrar -en los cambios que supone cualquier decisión- una oportunidad de reconstruirte y de redefinirte. Y recuerda que si miras dentro de ti, te escuchas y eres capaz de mantener la equidistancia entre todas las opciones siendo verdaderamente honesto contigo, nunca te equivocarás.
 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress