Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Miércoles, 14 marzo 2018 | Leída 249 veces
Carta al director

El Sindicato Médico critica el "parcheo" del SAS en el servicio de hematología

Marcar como favorita

El Hospital Infanta Elena que cubre un área de alrededor de 175.000 habitantes, desde su apertura, ha contado con una reducida plantilla de hematólogos (2). El Hospital de Riotinto cuenta con 3 y, para estar en la media española (3,1/100.000h) y andaluza (2,7/100.00 h) deberían haber sido, al menos 5. Por ello, históricamente su cartera de servicios ha estado enfocada principalmente al área de laboratorio y con una atención clínica reducida.

Tras la desfusión de este servicio, el pasado verano, la Dirección, sin aumentar la dotación de facultativos decide que asumirán toda la hematología clínica del área Hospitalaria del HIE, que venía siendo realizada por el servicio de Hematología del Hospital Juan Ramón Jiménez, sin aumentar tampoco los medios materiales y humanos a su disposición.

 

Como consecuencia de la publicación de una convocatoria de traslado de hematólogos a primeros de enero, uno de estos especialistas cesa en el Infanta, trasladándose al Hospital de Riotinto, a pesar de haber solicitado antes, con mucha antelación, permanecer en el HIE en comisión de servicio, tal y como estaba desempeñando sus funciones en los últimos dos años esa plaza.

 

Como ya este sindicato denunció en enero, al no concederse dicha comisión y tener que incorporarse al Hospital de Riotinto, el otro facultativo se ve obligado a permanecer trabajando SOLO, de forma ininterrumpida 18 días, asumiendo, esa nueva y ampliada cartera de servicios, además de consultas, urgencias, guardias, actividad de laboratorio, interconsultas de otros especialistas y hospital de día, sin descanso, atendiendo todas las facetas de la especialidad, siéndole imposible el cumplimiento de sus descansos reglamentarios ni la conciliación con su vida familiar. Dicha sobrecarga, al final acaba  afectando a su salud, causando baja laboral el 12 de febrero de 2018, por una crisis hipertensiva.

 

Desde esa fecha, todas las “soluciones” han sido parches totalmente insuficientes para dar a atención necesaria a los pacientes hematológicos del área del Infanta Elena, suspendiéndose consultas, laboratorio sin supervisión, guardias no cubiertas… a excepción de la colaboración, en días puntuales de algunos especialistas del hospital JRJ, y Riotinto (incluso de la especialista peticionaria de la comisión de servicio denegada)

 

Actualmente, y después de tanto tiempo, el Infanta Elena solo cuenta con una hematóloga contratada por un mes, con jornada reducida e insuficiente, sobrecargada y sobrepasada de nuevo por el volumen de trabajo. ¿Esperaremos a que enferme también? ¿renovará su contrato? En estas condiciones le es del todo imposible dar respuesta a las necesidades de todos los pacientes, con independencia de la gravedad de los casos, por más que se esfuerce.
    
    La unidad de hematología del Infanta es un “servicio de transfusión” de acuerdo con el Real Decreto 1088/2005, de 16 de septiembre, por el que se establecen los requisitos técnicos y condiciones mínimas de la hemodonación y de los centros y servicios de transfusión, en cuyo Art. 28,b se dice:

 

    “ b) Servicio de transfusión: unidad asistencial de un centro hospitalario, vinculada a un centro de transfusión, en la que, bajo la responsabilidad de un médico especialista en Hematología y Hemoterapia, se almacena sangre y componentes sanguíneos para su transfusión y en la que se pueden realizar pruebas de compatibilidad de sangre y componentes para uso exclusivo en sus instalaciones, incluidas las actividades de transfusión hospitalaria.”

 

    Esta obligación legal que se está incumpliendo, y además se está poniendo en riesgo la seguridad de los pacientes, algo que se quiere obviar con el incalificable hecho de poner a disposición del personal del laboratorio de hematología del HIE, los números de los teléfonos móviles de los especialistas en hematología y hemoterapia de guardia en el Hospital Juan Ramón Jiménez, solución adecuada para situaciones puntuales, no para trabajar de forma sistemática.

 

Denunciamos la incapacidad de la Dirección Gerencia del SAS que debía haber autorizado hace tiempo la plaza del tercer hematólogo para resolver esta temeraria, caótica e ilegal situación, haciendo además, dejación de sus funciones, recogidas en el Art. 10º del Decreto 105/1986 de 11 de junio, sobre ordenación de asistencia sanitaria especializada y órganos de dirección de los hospitales que ha dejado que lleguemos a esta situación, cuando era conocido de antemano que iba a ocurrir y que pretende justificarse con una “búsqueda activa” en bolsa (algo que debería haber hecho hace tiempo) y que de haber sido infructuosa le hubiera permitido publicar la convocatoria de la plaza, antes de llegar a esta inadmisible situación.

 

Sindicato Médico

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress