Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Lorena Martín Montilla
Lunes, 5 marzo 2018 | Leída 129 veces
COACHING PERSONAL

¿Quién quieres llegar a ser?

Marcar como favorita

El medidor de nuestra felicidad va a marcar la distancia que existe entre lo que SOMOS y lo que QUEREMOS llegar a SER, y esa identidad que anhelamos la dibujamos con nuestras metas, anhelos, sueños e ideales. Esa felicidad, que cada persona debe definir y retratar libremente, pasa por un cambio de enfoque mirando a través de las gafas del bienestar,siendo fieles y leales a nuestros valores y decidir, sin presiones ni influencias,nuestra visión y misión de vida. 

[Img #196740]No vivimos aislados y nuestro entorno, con sus creencias y valores, nos encorseta, nos limita y nos empuja a vivir siguiendo determinados patrones. Nuestra identidad (cómo somos a día de hoy) está marcada por una serie de creencias preestablecidas marcadas por las “normas” socio-culturales. Lo establecido se da por válido y se convierte en ley, y en ese tenso camino nos perdemos bastante a menudo. Nos frustramos porque no conseguimos las metas que nos marcan desde fuera; nos sentimos obligados a seguir el camino de lo socialmente instituido, sin pararnos a pensar si es eso lo que realmente queremos. Sin darnos cuenta nos ponemos máscaras para ser aceptados, para estar integrados, para vivir una vida preestablecida (con sus miedos, sus inseguridades, sus logros y sus rutinas) porque es lo-que-se-supone-que-tienes-que-hacer. El cambio viene cuando nos cuestionamos su validez, cambiamos la perspectiva y nos damos cuenta de todos esos planteamientos irracionales o prejuicios que nos limitan o nos atemorizan. Se trata de concebir la realidad a través de lecturas positivas cambiando todo aquello que nos impide llegar a ser lo que realmente queremos.


Esa desconexión entre lo que somos y lo que queremos ser; entre nuestra vida, y la vida que queremos vivir suele terminarcon una fortísima implosión. Entonces, ocurre algo, un detonante, un punto de inflexión. Es ese punto de fricción, esa crisis, que te hace replantearte tu identidad, tu modelo de vida. En ese momento -en ese tiempo de cuestionarte y replantearte tus ideales y tu forma de vivir- debes elegir el cambio, la reflexión y el debate interno; eso nos va a llevar a un crecimiento personal hacia lo que verdaderamente queremos ser renovando nuestras creencias y nuestros sentimientos. 


[Img #196741]Nos desprendemos de lo que nos obstaculiza, adquirimos nuevas competencias y conocimientos, clarificamos nuestros objetivos, nuestra línea de vida y TOMAMOS EL CONTROL dando lo mejor de nosotros mismos. Nos evaluamos para superar nuestros bloqueos mentales y, así, encontrar nuevas motivaciones y avanzar hacia nuestras metas. Es un proceso de cambio, en el que la crisis (un momento de duelo, frustración, suceso inesperado, el despertar de un engaño) no la afrontamos con miedo sino con la tranquilidad de aceptarla e integrarla como una posibilidad de crecimiento, de mejora, de transformación positiva que nos va a abrir un abanico de nuevas oportunidades. No tendremos problemas, tendremos retos.


Este proceso se basará en el aprendizaje, en el autoconocimiento, a través de poderosas preguntas que encontrarán respuesta en nosotros mismos. La verdad está en nosotros; sólo tenemos que descubrirla. La clave reside en conocer nuestro potencial, nuestro valor real, tomando conciencia de las emociones para poder controlarlas. Ese es el camino del bienestar, para obtener calidad de vida, para llegar al éxito, a nuestro éxito personal. 


Para seguir esa senda en nuestra mochila tendremos que llevar tres herramientas fundamentales: la motivación, la autoestima y la autoconfianza. La motivación tiene que ver con el mundo emocional y la necesidad de satisfacer una necesidad, alcanzar una meta; razones que nos empujen y nos animen a seguir avanzando. La autoestima, por otro lado, parte de la respuesta a “¿Quién Soy?” que, a su vez, marca nuestro nivel en el medidor de empoderamiento: creemos o no creemos en nosotros, nos apreciamos o no nos damos valor, tomamos consciencia de que somos únicos o nos autolimitamos. Con esa seguridad tendremos una actitud abierta al cambio, que nos llevará al crecimiento desde el autoconocimiento y el enfoque positivo, asumiendo y aceptando nuestras cualidades y defectos. 


[Img #196742]Y, por último, tenemos que llevar en esa mochila nuestra dosis de autoconfianza, que necesariamente tenemos que desarrollar. Y ¿cómo lo hacemos? Destruyendo los miedos, acabando con las creencias limitantes (que nos repetimos mentalmente), afrontar los conflictos internos no superados y suplir la falta de experiencias positivas (esto requiere un viaje profundo y sereno en nuestro interior). Y, por otra parte, teniendo una actitud abierta, fijando metas que podamos alcanzar, aprendiendo a controlar las emociones y los pensamientos negativos, y persistir en nuestros objetivos convirtiendo los problemas en oportunidades.


Plan de Acción Personal
Con estas claves estamos preparados para definir un Plan de Acción Personal que siempre parte de una posición meta desde la que tomamos distancia y perspectiva para tener una visión general de nuestra situación (LO QUE SOMOS) y de los retos que vamos a afrontar (LO QUE QUEREMOS SER): replanteamos, desbloqueamos, damos otros significados a nuestras realidades (propias o impostadas) y abrimos el prisma a nuevas soluciones para todo aquello que nos limita. Hemos tomado consciencia y aceptado nuestro estado actual. Después, asumiremos el duelo y estaremos listos para el cambio. Ese duelo es una ruptura decisiva, con una parte de nosotros, con nuestros pensamientos limitantes y nuestras emociones negativas, con un episodio concreto o un estilo de vida. Ese es el momentoque marcaremos en rojo para limitar el antes y el después. Entonces comenzará el proceso de cambio.


[Img #196746]Y todo proceso de transformación supone asumir y enfrentarse a las dificultades. Pero como en nuestra mochila llevaremos la motivación, nuestra autoestima y la autoconfianza, tendremos las herramientas necesarias para afrontarlas. Se nos presentan desafíos, situaciones de incertidumbre que se generan al cambiar nuestra visión, al reconstruir nuestro YO, y nuestra forma de entender el mundo y de relacionarnos con él. Una ruptura con nosotros mismos que, una vez superada, nos proporcionará una serenidad interior, una seguridad plena y una gestión de las emociones que conformarán una nueva versión, mejorada, de nosotros mismos. 


Aunque no nos gusten determinadas situaciones, tenemos que aprender a estar incómodos poniéndonos a prueba. Tenemos que asumir un riesgo; es imposible mantener el control al 100%. Y debemos ser conscientes de que cometeremos errores; es normal y sano equivocarse para, de esta forma, aprender a manejar las frustraciones y seguir el camino del éxito personal. Adáptate a las rupturas y las pérdidas; abandona los apegos que te asfixian y te limitan. Que nada te desvíe de tu Plan de Acción Personal.


Si este planteamiento te convence, enhorabuena, sin darte cuenta acabas de comenzar tu andadura en el coaching… Ponte en marcha, busca a tu coach, llena tu mochila y ENCUÉNTRATE.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress