Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Lorena Martín Montilla
Lunes, 19 febrero 2018 | Leída 215 veces
COACHING PERSONAL

Me quiero. Te quiero. En ese orden...

Marcar como favorita

La mejor forma que tienes de quererme es queriéndote a ti mismo, porque sólo así podrás sentirte seguro y amar con plena libertad.

[Img #195901]Crecemos bajo la influencia de determinadas creencias que nos van empujando irrefrenablemente a encontrar una parte que “necesitamos” para completarnos. Es esa manida media naranja que nos vemos prácticamente abocados a buscar; con ese influjo de tener que contar con alguien para dar sentido y significado a nuestro ser. Nos encaminan a encontrar la felicidad en algo que nos puedan dar los demás y, por eso, todas las relaciones que se entienden de esa forma están viciadas desde sus inicios.


Cada uno de nosotros somos seres completos. Auténticos, autosuficientes, capaces de ser felices. Somos la naranja completa; somos un todo. No necesitamos poner las llaves de nuestra felicidad en manos de nadie; ese es nuestro mayor tesoro. No debemos aceptar como norma que tenemos que recorrer un camino que nos lleve a los brazos de alguien porque así hallaremos las piezas que nos faltan. No necesitamos ninguna pieza; somos el dibujo en su totalidad. Somos únicos, imperfectamente únicos, con valores, destrezas, habilidades, creencias y formas de actuar que nos hacen diferentes y especiales. Tenemos que aprender a valorarnos porque si no lo hacemos, nadie lo hará. Las respuestas no están fuera; las tenemos tan cerca como explorar nuestro interior llegando al pleno autoconocimiento y a la concienciación de todo aquello que nos define: virtudes y defectos.


Querernos, y querernos de forma sana, es la clave para poder mantener una relación sólida, de pareja, de amistad, de trabajo. A menudo, no terminamos de aceptarnos, de conocer en qué fallamos o cuáles son nuestros patrones de comportamiento. Y cuando no nos encontramos en paz, equilibrio y serenidad con nosotros mismos nunca lo podremos estar con los demás. Siempre estaremos buscando a alguien que esconda lo que no nos gusta de nosotros mismos, a alguien que nos acepte, a alguien con esa cualidad que nos gustaría tener, persiguiendo la aprobación constante, buscando en otros lo que a nosotros nos falta; de esta forma creamos una relación de dependencia que, en muchísimos casos, deriva en una relación tóxica. Esa dependencia nos coarta, nos limita, aumenta nuestros miedos, nuestra ansiedad ante la pérdida o la ausencia, alimenta nuestra inseguridad y nuestra desconfianza, y eso irremediablemente no nos permite amar con libertad, con plenitud. Eso nos lleva a querer salvaguardar esa relación a cualquier precio -llegando a soportar grandes dosis de infelicidad o sufrimiento-, a necesitar mantener una estabilidad sin importar lo que haya que soportar.


[Img #195903]Durante nuestra niñez necesitamos tres kilos de aceptación, de aprobación por parte de nuestros padres. Ley de infancia. Si no recibimos nuestros tres kilos correspondientes siendo niños estaremos buscándolos el resto de nuestra vida. Si no nos han valorado, si nos dijeron que había que ser duros y no llorar, que era mejor callar y no expresar porque eso es de cobardes. Si nos faltó cariño, si no hablamos por no molestar, si no nos enseñaron a escuchar y a tolerar, si no nos enseñaron a ser autosuficientes e independientes, y un larguísimo etcétera, en algún momento tendremos que decir en voz alta sus nombres y ser conscientes de ellos. Todas esas carencias las vamos integrando en nuestra personalidad y terminan definiendo cómo somos. 


Es precisamente entonces cuando comienza nuestra labor de autoconocimiento. No se trata de odiarnos, de malquerernos, de vivir enfadados con el mundo o de espaldas a él porque haya momentos en los que no nos soportemos. Todos tenemos nuestros claroscuros, nuestros grises, nuestros negros; pero esa angustia, ese malestar, esa impotencia no es la que debe hablar por nosotros dejándonos llevar por lo que nos hace sentir. Porque, al final, eso se proyecta en nuestras relaciones con los demás. Debemos dominar nuestros miedos, no ellos a nosotros. Tenemos que mirar a la cara a nuestro yo más frágil, a nuestro lado más oscuro, para conocerlo y saber por qué existe, aprendiendo a quererlo como algo más que forma parte de nosotros y, finalmente, trabajar para integrarlo y transformarlo. Sólo así nos podremos querer de forma auténtica y real, y dar lo mejor de nosotros regalando amor, regalándonos a los demás.


[Img #195905]Es importante, en este punto, no confundir cuando se muestraseguridad, una aparente fortaleza, o se atesora una personalidad arrolladora, con ese estado de comunión con nosotros mismos. A veces, esa seguridad que se exhibeesconde las insuficiencias más profundas y esas mismas carencias las llevaremos, como una pesada mochila, en cualquier relación.


Entendiéndonos y amando cada uno de nuestros secretos rinconesllegaremos a creerlo y sentirlo realmente: me quiero con mis virtudes y mis defectos. Me quiero porque soy ser un ser auténtico, real y con un potencial que me puede llevar adónde quiera. Me valoro y sé que soy capaz. Porque mi sonrisa no depende de nadie, porque soy yo el que decido qué hacer con aquello que sucede a mi alrededor. Yo soy responsable de actuar cuando algo malo me pasa e integrarlo en mi vida decidiendo cómo me va a afectar. Yo no puedo controlar lo que sucede ni cómo los demás se comporten, pero sí puedo decidir a qué le regalo mi atención. Nadie es culpable de mis demonios y a nadie tengo que buscar para que llene mis vacíos emocionales ni para proyectar mis frustraciones. Queriéndote a ti mismo podrás querer plenamente a los demás desde la libertad y la no dependencia.


Pero ser suficientes y completos no significa que no tengamos un complemento, a alguien que nos ayude, nos potencie, que encaje con nosotros, que nos entienda y sepa comprendernos, que nos sirva de mano amiga o compañero de viaje, pero nunca otorgarle el rol de ser nuestra guía; la mejor guía de nuestra vida somos nosotros mismos siendo responsables de nuestra felicidad, valientes para tomar decisiones. Siempre lo más fácil es dejarlo todo en manos de otra persona. Nadie nos pertenece, nitampoco somos propiedad de nadie; tenemos la valía necesaria para ser independientes. Esto no quiere decir que no empaticemos, al contrario, seremos más fuertes y más capaces de ponernos en la piel de los demás y de comprender sus emociones si lo hacemos desde la convicción de que la mejor ayuda que encontrará será en ellos mismos.


[Img #195906]Quiérete y no busques lo que te falta, porque la respuesta está en ti. No lances cadenas que te aten emocionalmente porque, así, siempre vivirás con temor, con incertidumbre, con una extraña necesidad de tenerlo todo amarrado porque así tienes esa poderosa sensación de control que apacigua tu miedo, tu ansiedad. Pero ningún amor que se condicione, que cree dependencias y ataduras, es un amor sano. La felicidad es sentirte bien contigo mismo, ser conscientes de que los 3 kilos de aprobación -si te falta alguno- debes encontrarlos en ti porque, de lo contrario, entrarás en una peligrosa espiral de sometimiento o de agresividad emocional fruto de la impotencia o de la represión de esa parte de nosotros que menos nos gusta. Nos convertimos en la peor versión de nosotros mismos cuando nos damos la espalda y queremos que un tercero venga a solucionarlo en forma de aprobación, de decisión, de consuelo o, peor aún, de saco de boxeo.


Quiérete para ser feliz. Sigue el camino para sentirte completo, en armonía interior. Párate y piensa si continuamente estás buscando algo que reafirme tu relación para darte esa seguridad que necesitas, ese valor que quieres que te aporte porque sientes que te falta una pieza que alguien te puede regalar. Si es así, comienza a conocerte de verdad, enfréntate a tus temores, dibújate con todas tus tonalidades y, será entonces, cuando empieces a experimentaresa libertad deentender que tu seguridad depende de ti, que la mejor valoración es la que tú te das y que amar sin miedo a perder, ni dependencia emocional te hace vivir tranquilo, sereno, bajo un nuevo prisma para entender el mundo, sus problemas y las relaciones personales. Tú eres la llave de tu felicidad y, si a día de hoy, alguien la tiene en su bolsillo apresúrate a quitársela y guardarla en tu cajón para siempre.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress