Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Miércoles, 24 enero 2018 | Leída 494 veces
CONFIDENCIAL

El runrún: Llegan los ladrones de abejas

Marcar como favorita

No hay más que ojear la sección de sucesos de cualquier periódico para comprender que uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta el campo onubense –como el del resto del país– es el de la delincuencia: los robos en empresas agrícolas o ganaderas es en muchos casos la puntilla para una actividad ya de por sí condenada a la precariedad o a la ruina por las condiciones que impone el mercado.

Pese a ello, aún hay quien no se resigna e intenta hacer rentable en la provincia explotaciones tradicionales que no viven precisamente su mejor momento, entre otras cosas, por la inseguridad del campo. Un ejemplo es la apicultura, ya que al preocupante descenso de las [Img #193817]precipitaciones y a la entrada de miel procedente de China se suma los robos de abejas, una actividad delictiva que ha experimentado un repunte precisamente por la escasez de estos insectos. Que se lo digan si no al apicultor salmantino que se encontró 36 de sus colmenas vacías en una finca de Fuente la Corcha (Beas). Según explicó a la Tribuna de Salamanca, no es un caso aislado y hay más compañeros de profesión a los que les han robado sus abejas en esta misma zona. Asegura que lleva una década instalando sus colmenas en la provincia y no sería de extrañar que se plantease trasladarlas a un lugar más seguro, ya que un robo como el que denunció el pasado 22 de enero le supone alrededor de 3.000 euros de pérdidas, demasiado –como él mismo reconoce– para alguien que tiene en esta actividad su modo de ganarse la vida.

 

¿Quieres ver tu pueblo en el Monopoly? Pocos adultos, y no tan adultos, no habrán jugado en su infancia al Monopoly, que se hizo famoso hace algunas décadas por estar basado en las calles de Madrid, la capital de España, y que ha pasado de padres a hijos. Ahora los creadores del exitoso juego quieren relanzarlo y contar con la participación del ciudadano para crear uno nuevo. "Que el pueblo más pequeño o la ciudad más grande esté en el próximo tablero de Monopoly España depende de ti. Buscamos 20 ciudades de más de 50.000 habitantes y 2 municipios de menos de 50.000 que quieran formar parte del tablero de la próxima edición de Monopoly España. ¡Tú decides!", es el gancho para promocionar el juego. Pulsa aquí y escribe el nombre de tu ciudad, pueblo o municipio para que sea uno de los 22 elegidos.

 

[Img #193818]30 años de un gran encierro minero. En enero de 1988, se desarrollaba en las entrañas de la tierra una reivindicación que en este mes se recuerda entre muchos onubenses. 43 mineros se encerraron voluntariamente para protestar por los salarios no pagados -tres nóminas- por la empresa en el piso 250 de las Minas de Herrerías, junto a La Puebla de Guzmán, donde paralelamente hubo manifestaciones de apoyo en los encerrados. La empresa decía que tenía pérdidas, la administración y los sindicatos trataban de mediar, y los trabajadores insistieron en su postura a 250 metros bajo tierra. “No saldremos hasta que nos paguen o nos saque en ambulancia”, se puede leer en los recortes de periódico que ha compartido en Facebook la página ElFoco Vecinos de Herrerías . Precisamente en esta asociación cultura se proyectará este domingo a las 16.00 horas un documental realizado por Manuel Díaz Naranjo que relata todo lo acontecido. Como se señala en lasherrerias.com “esta huelga y posterior encierro fue un acontecimiento que supuso un antes y un después en la minería de nuestra aldea. También fue algo que marcó una época de nuestras vidas y que además de estar presente en la historia, también perdurará en la mente de quienes lo vivieron. Fueron días de incertidumbre, malestar y angustia, primero por las personas que permanecían en el pozo, tratando de defender los derechos de todos y todas y en segundo lugar, por el futuro incierto que se presagiaba. Agradecer a esos hombres, que haciendo gala de unas profundas convicciones y sentido del compañerismo tuvieron que soportar momentos muy amargos a muchos metros de profundidad, en unas pésimas condiciones”. Si quieren saber el final, sin ánimo de hacer 'spoiler', los mineros abandonaron la huelga al conseguir que les pagaran parte de la deuda.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress