Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Bernardo Romero
Domingo, 17 diciembre 2017 | Leída 722 veces
historia

Dúnala, el santo onubense de los pobres

Marcar como favorita

Hacia la primera mitad del décimo siglo de nuestra era, Dúnala, señor de la próspera isla de Saltés, de población mayoritariamente mozárabe, es decir cristianos que vivían en el permisivo califato cordobés, vino a ser un hombre de inmensa riqueza y fortuna, dedicado a la manufactura de los metales, una tradición de siglos en su tierra onubense que siglos atrás había movido a Justiniano a llevar su imperio justo a esta isla en el otro extremo del mar Mediterráneo que alcanzó a controlar, en lo que casi llegó a ser la reconstrucción del imperio romano anterior a las invasiones bárbaras.

[Img #191618]Pues este Dúnala señor de Saltés, fue comisionado por Abderramán III, el primer califa de Córdoba, para establecer relaciones comerciales, probablemente relacionadas con los metales que se trabajaban en la isla, con las dos principales plazas del Mediterráneo, Roma y Bizancio. El viaje, descrito por Fita  y del que hemos encontrado otras referencias , vino a concluir en un episodio que trastocó los planes de un viaje que en principio estaba perfectamente organizado y al que el califa le habría prestado todo tipo de apoyos logísticos y económicos.

 

Téngase en cuenta que el onubense Dúnala, viajaba con una escolta de cincuenta y cinco hombres perfectamente armados en una expedición que contaría con varias naves para el transporte de mercancías y víveres, así como una importante tripulación que lograra salvar los entonces tan procelosos mares, salpicados de tormentas y piratas, y hacerlos llegar sin problemas a su destino, si atendemos a la relación de los regalos con los que colmó Dúnala al entonces papa Agapito II para obtener audiencia en la ciudad eterna, y luego repetir escena e intención ante los emperadores que [Img #191619]gobernaban la mitad oriental del imperio, no violada por las invasiones bárbaras como es bien sabido.

 

Fue según las crónicas antes de iniciar la travesía entre Roma y Bizancio, y luego de ser tonsurado por el mismísimo papa Agapito que le permitió además cambiar sus ricos ropajes por un humilde hábito de lana, cuando Dúnala, el hombre rico que meses antes había salido del puerto de Huelva rodeado de lujos y riquezas, recibió una señal divina que le hizo desprenderse del pequeño ejército que le escoltaba y hasta de todas sus riquezas, las cuales ordenó repartir entre los pobres. Solo, acompañado tan sólo de cinco de sus sirvientes que se negaron a abandonarlo, recibió salvoconductos de los dos emperadores de Bizancio Constantino y Romano , que quedaron admirados de su humildad y bondad, otorgándole salvoconductos para peregrinar a Tierra Santa, tal como era su deseo. En este último trayecto encontraría el fin de sus días.

 

Pobre, con su hábito de monje y la tonsura que le distinguía como hombre sometido a la voluntad de Dios, recorrió los Santos Lugares, entonces en poder de las dinastías abasidas responsables de la caída de los omeyas de Damasco. A orillas del lago Tiberiades encontraría Dúnala el fin de sus días pero también el encuentro eterno [Img #191620]con su anhelado Jesús de Nazaret, el hijo de Dios salvador de todos los hombres, Torturado por ser fiel a ese su Dios eterno y verdadero, y a la Santa Madre Iglesia, fue encarcelado y finalmente decapitado.

 

Hecho santo por la iglesia justo antes de que se produjera el gran Cisma de Oriente y Occidente , acabaría el onubense siendo celebrado los días 17 de septiembre. Después del cisma, al quedar el rito mozárabe enmarcado en la iglesia de Roma, la bizantina desestimó la continuidad de su festividad y adoración. En la actualidad, el santo de los pobres que adoptó el nombre de Esteban  tras ser iluminado por la luz de Dios, no es reconocido ni en su ciudad ni en su iglesia mozárabe toledana. Hoy no es celebrado ni recordado como el hombre santo que fue, señal inequívoca de su limpia santidad.

 


  I. Luego las invasiones almorávides y almohades acabaron con toda la población cristiana de Al Andalus, razón por la cual los descendientes de Dúnala serían probablemente aniquilados medio siglo después de la muerte del santo de Huelva. Esta es la razón por la que el rito mozárabe siga estando vigente solo en plazas que estuvieran reconquistadas en el siglo XI, como Toledo, cuyo arzobispado gestiona la iglesia mozárabe en la actualidad.
  II. (Fidel Fita Colomé en el volumen 55 del Boletín de la Real Academia de la Historia. 1909, páginas 433 a la 442)
  III. Comentario recogido en la Academia de las Ciencias y las Letras de Mainz, en el que se puede leer: "Der nach seinem Namen wohl als Gotenabkömmling zu bezeichnende Dúnala könnte dort als Vasall des spanischen Kalifen Abd-ar-Rahman III. regiert haben und unternahm vielleicht seine Pilgerreise auch in dessen Auftrag"), es decir, que Dúnala llevaría a Roma y a Constantinopla otras intenciones bien distintas de las puramente comerciales.
  IV. El hecho de que Romano I estuviera compartiendo el cetro romano de oriente con Constantino Porfirogeneta, nos acerca a la fecha en la que Dúnala de Saltés realizó el que sería último viaje de su vida, pues Romano I fue depuesto en el año 944.
  V. Conflicto de carácter religioso acaecido en 1054 y que acabaría separando las iglesias de Roma, u occidente, y de Bizancio, que aún hoy reconocemos como ortodoxa.
  VI. San Esteban es uno de los siete diáconos elegidos por los apóstoles para distribuir comida y caridad entre los miembros más pobres de la comunidad de la iglesia primitiva, de ahí la elección de Dúnala por ese nombre al iniciar su periplo por las antiguas tierras de Israel donde encontró el martirio y el triunfo de la muerte.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 18 diciembre 2017 a las 11:20
Condal
Saltés no deja de sorprendernos.

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress