Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manu López
Lunes, 27 noviembre 2017 | Leída 183 veces

El de la rebeca gris

Marcar como favorita

Acababa de terminar el partido y los jugadores corrían hacia su afición, presos de la euforia que reinaba tras conquistar el equipo la victoria en el último minuto. Entre las camisetas verdes pudo verse a una persona de estatura mediana dirigirse como un poseso hacia la grada visitante. Y luego, con un gesto que en otros partidos podría catalogarse como desafiante, pero que esta ocasión tenía otro sentido, cruzó los brazos emulando a genios del fútbol, como Eric Cantoná o Mbapé, o rockeros de talla mundial como Bruce Springsteen, ‘The Boss’.

Un jefe, el que manda.. Puede parecer una persona con espíritu de ‘segunda fila’, como dicen algunos y de los que no le gusta destacar, pero ha sabido capitanear la nave recreativista y con pocos partidos se ha metido a la afición en el bolsillo. De momento los resultados están a su favor y además con gestos de un ‘loco de la cabeza’, como dice la canción del Frente Onuba, demuestra humanidad y empatía.

 

No se le caen los anillos por comportarse como un aficionado más en momentos determinados, cuando su rol es otro, como así demuestra su carrera como profesional. Sabe cómo comportarse y por eso las ruedas de prensa las mide al milímetro. Cuando debe hablar fuerte, para que su mensaje cale, no duda ni un segundo. Ha sido claro y cristalino con su relación con Javi Casquero, despejado cualquier atisbo de duda. Para ello se ha paseado por todos los programas y tertulias donde le han dejado expresarse.

 

Quizás su carrera como primer entrenador no se alargue mucho en el tiempo y tampoco revolucionará el fútbol con sus métodos.. No tenemos ninguna bola de cristal que nos diga el futuro, pero lo que sí ha quedado demostrado es que era lo que necesitaba el club decano. Un técnico que dejara fuera su egos para ser uno más, implicado con el club y la afición, y que demuestre personalidad. De momento la dinámica le favorece, habrá que ver lo que ocurre cuando los vientos soplen en su contra. Es Ángel López, el de la rebeca gris. No le pierdan de vista, dará que hablar.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress