Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Agencias
Martes, 7 noviembre 2017 | Leída 197 veces
el suceso se produjo hace un año y el juicio arrancó el lunes

El acusado de matar a un conocido al seccionarle la femoral en un piso de Huelva niega su participación en los hechos

Marcar como favorita

14.37 h. El acusado de matar a un conocido seccionándole la femoral izquierda, tras clavarle supuestamente un objeto punzante durante una discusión por dinero en un piso ubicado en la calle Venezuela de Huelva capital en noviembre de 2016, ha declarado este martes y ha negado su participación de los hechos ante el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva y un jurado popular.

Durante su declaración, a preguntas de su abogado, Marcos García Montes, el acusado ha asegurado que pasó ese día con su novia, que vivía en una casa okupa en el barrio de Isla Chica, y que sobre las 2.00 horas del día 23 de noviembre fue a casa del fallecido -al que conocía porque se ofreció para arreglar los techos de la casa de su pareja- para comprar droga porque se había enterado de que la casa "era un fumadero", pero posteriormente ha señalado que no llegó a entrar en la casa, "sino que por la ventana" le dijeron que no era y se marchó a su casa, ubicada en el Torrejón, de la que no salió hasta las 20.00 horas del día siguiente.

 

A esa hora, el acusado, con tratamiento por esquizofrenia y con un 66 por ciento de discapacidad por un problema mental, ha recordado que fue con su novia a dejar a la hija de ella con su padre, y sobre las 1.30 horas fue a la barriada de la Navidad y posteriormente al Hotel Suárez a comprar droga, a la par que ha asegurado que llevaba "cinco días sin ducharse y no se lavó las manos con lejía".

 

A su vez, ha remarcado que fue detenido "dos o tres días después" a las 22.00 horas por "un enfadillo con un muchacho del barrio", aunque ha incidido en que él mismo "se presentó" a la Policía.

 

Por su parte, un inspector de Policía Nacional, que hizo la inspección ocular, ha precisado que acudió al domicilio donde había indicios del consumo de drogas, tras recibir un aviso, sobre las 7.00 horas, donde encontraron en el salón el cuerpo de la víctima "en un charco de sangre y con una herida en la pierna" y que tenía en la mano una especie de machete metido en su funda sin apreciar señales de defensa. A su vez, ha señalado que la puerta no estaba forzada y que el acusado fue detenido ese mismo día por la tarde.

 

Previamente, una de las personas que estaban en la casa le hizo una especie de torniquete pero ya no se encontraban en el lugar, sino que avisaron a un vecino alertándole de lo sucedido y pidiéndole que llamara a una ambulancia. El mismo aseguró que estas personas "se habían ido porque no querían problemas" y por los datos que ofreció la Policía pudo dar con una mujer que había presenciado los hechos.

 

Sobre esta testigo, ha manifestado el inspector que estaba "nerviosa y asustada" durante su declaración, pero ofreció "un relato coherente, confirmando con palabras" todo lo que había visto en la escena del crimen, cómo le hizo el torniquete otro hombre que estaba allí, que no llegaron a localizar, y "donde se pararon a hablar ambos --el acusado y la víctima-- por la deuda de diez euros". Precisamente, esta mujer estaba citada a declarar en esta sesión pero se encuentra ingresada por un problema de salud y su declaración está pendiente.

 

Preguntado por la toma de muestras, aunque este agente no participó, ha manifestado que "salieron resultados" de otro hombre, y el letrado ha recordado que "salió negativo" respecto a su cliente.

 

Precisamente, este hombre, en tratamiento actual por toxicomanía, también ha declarado y ha asegurado que estuvo en la casa, pero ha señalado no acordarse de nada, así como que no conoce a las demás personas que habían estado en la casa el día de los hechos. Por su parte, la defensa ha pedido que se deduzca testimonio de su declaración.

 

A su vez, García Montes ha insistido en una llamada anónima a la Policía 40 minutos después de la detención de su cliente, alertando de que "lo habían visto y que había sido él", refiriéndose al acusado, pero asegura el inspector que "no tuvo más valor" porque ya estaba detenido -la misma tarde del 23 de noviembre- por una pelea con otra persona del barrio.

 

En sala se ha escuchado la citada llamada, en la que un anónimo cuenta que el acusado "le había llevado droga a la víctima -que ofrecía su casa para fumar y él lo hacía gratis- para venderla y que éste le debía dinero", así como que un vecino le había dicho que este hombre "había abierto la puerta y el acusado le había dado una puñalada".

 

Otro agente, que realizó una inspección ocular en la furgoneta de la madre del acusado, ha señalado que no se halló nada ni tampoco "vestigios" de haber limpiado su interior para borrar huellas.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress