Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Domingo, 29 octubre 2017 | Leída 405 veces

Es un fracaso de Casquero y de los futbolistas. Y punto

Marcar como favorita

Cuando está a punto de cumplirse ya el primer tercio liguero, Javier Casquero y sus futbolistas, como si fueran una especie de secta, repiten por activa y por pasiva en sus discursos que el Recre es un equipo joven y al que hay que darle tiempo para arrancar. Pues yo, y creo que la inmensa mayoría de la afición, ya nos hemos cansado de oír repetidamente lo mismo porque la paciencia tiene un límite. Hay que buscar soluciones y revulsivos. Es la ley del fútbol. La temporada apunta a ser nuevamente tediosa, eterna y con curvas, pero al menos que no nos tomen por tontos. Una vez más y van ya…

De las 17 campañas que llevo cubriendo la información del Recre la presente es, con diferencia, la que menos presión he visto que desde la pretemporada se esté ejerciendo sobre el entrenador y sobre los futbolistas. La afición y la prensa estaban ya muy cansadas del sufrimiento del último lustro y todos, y digo todos, decidieron remar en la misma dirección desde julio. Pero ahora resulta que la culpa de que el Decano esté cosechando unos guarismos pésimos la tienen los periodistas y los más de diez mil seguidores que acuden al Nuevo Colombino por meterle mucha presión al equipo. Manda narices. Si ni siquiera está habiendo columnas de opinión críticas ni pitos en el estadio después de haber ganado dos partidos de 11 y por la mínima. Es de risa las excusas que se busca aquí el personal para escurrir el bulto y esconder sus propios errores y limitaciones. Sin la autocrítica es imposible crecer en ningún orden de la vida, y en el actual Recre la verdad es que brilla casi totalmente por su ausencia. ¿Tanto cuesta reconocer con madurez que no les están saliendo las cosas en vez de poner paños calientes?

 

Yo no digo que al Decano no le esté faltando fortuna, porque es cierto que merecería llevar cinco o seis puntos más en la tabla y entonces las cosas lógicamente se verían de otra manera. Como también es bastante posible, porque diga lo que diga Casquero aquí este año hay un equipazo, se ganen ahora tres o cuatro partidos seguidos y la ilusión vuelva a renacer. Pero como no soy ni visionario, ni ventajista, voy a hablar de lo que he visto hasta ahora, y mi impresión es que está siendo bastante decepcionante. El conjunto albiazul no tiene una filosofía de juego, como la mayoría de los rivales a los que nos hemos enfrentado, y sólo practica buen fútbol a chispazos. Se salvan los destellos de Sergio González, Traoré y Boris Garrrós y las ganas de Núñez. Y pare usted de contar. Nos habían vendido otra cosa y hace falta algún tipo de revulsivo. A mí Casquero no me cae ni bien ni mal, pero la ley del fútbol, y hablo desde el prisma de la objetividad, dice que si un equipo confeccionado para aspirar al ‘play-off’ está rozando la zona de descenso hay que cambiar al capitán del barco. Se llame como se llame. Y si no que pregunten en Almendralejo o Murcia. Es más fácil que echar a 22 futbolistas. Sea justo o injusto esto siempre ha funcionado así. A José Domínguez y a Alejandro Ceballos los cesaron con números similares a los actuales y tenían una plantilla bastante peor. Pero como Manolo Zambrano y Manolo Toledano están atados de pies y manos, pues todo dependerá de las ganas que tenga Juanma López de echar un ojo por Huelva o de pasar olímpicamente del tema. Mínimo va a seguir el talaverano en los partidos ante el Villanovense y el Mérida. Ahí se la va a jugar, y por ahora está transmitiendo muy poco en el campo y todavía menos delante de los micrófonos, porque telita su actuación en la peña Navidad…

 

En las dos últimas temporadas, y con todo lo que estaba lloviendo, el Recre sumaba a estas alturas un punto más que en la actualidad. Tremendo, por lo tanto, lo que está sucediendo ahora. Y aquí casi nadie está piando, así que me río yo de la presión, la ansiedad y el estrés del que hablan Casquero y sus futbolistas. No, y mil veces no. Lo que pasa es que ustedes están haciendo muy mal las cosas hasta ahora. Pero lo sencillo es matar al mensajero. ¿Cómo se puede insinuar que éste es un proyecto a medio y largo plazo y que la temporada debe ser de transición y aprendizaje con la plantilla que tiene el Decano y el presupuesto que maneja? Es que cualquiera que entienda medianamente de fútbol puede desacreditar con datos objetivos ese mensaje de Casquero. Vale que algunos futbolistas son jóvenes y que las condiciones de entrenamiento diario no son las más indicadas y que a lo mejor no se cobra al día, pero todo eso lo sabían los que venían aquí. Los entrenadores de Segunda B ya han destacado que el Recre tiene las mejores bandas de la categoría con Lazo y Santi Luque; el Decano ha fichado al Zamora, Marc Martínez, y al pichichi, Boris Garrós; cuenta con futbolistas con un buen bagaje en Primera División, caso de Núñez, Casado o Jonathan Vila; y con otros de un nivel medio-alto para Segunda B, como Diego Jiménez, Iván Malón, Rafa de Vicente, Carlos Calvo, Antonio Domínguez o Gorka Santamaría. ¿Creen que otro entrenador más experimentado no le estaría sacando más jugo a estas mimbres? En fin…

 

Si yo hubiese sido aficionado del UCAM Murcia a lo mejor estaría enfadado y tirándome de los pelos porque su equipo no pasó del mediocampo en los noventa minutos del partido del sábado. Pero al final se llevó los tres puntos. ¿Por qué? Porque al menos tiene un patrón de juego. Casquero, a lo mejor no hay que intentar jugar tan bonito en Segunda B y basta con ser un bloque sólido que vaya al 1-0 y al 0-1. Así han ascendido muchos conjuntos. Así le va al Melilla año tras año para estar en la parte alta siempre. Hay que conocer esta categoría antes de meterse en un gallito con aspiraciones. Por ahora estamos viendo a una mezcla de Sergi Barjuan y Pablo Alfaro que ni siquiera sabemos si convence a Zambrano, Toledano y Juanma López porque públicamente ninguno dice ni mu. El caso es que se le ve bastante verde aún. No sólo es que aún no haya repetido ni una vez alineación, sino que ante el UCAM, y a estas alturas de la temporada, hubo cuatro novedades (y eso que en la previa avisó de que no habría muchas), así que no está dando con la tecla. Hay jugadores a los que mete con calzador en el once aunque para ello tenga que cambiar continuamente de sistema y otros (Antonio Domínguez, David Segura, Iván Robles…) que ni las huelen pese a que en sus puestos está habiendo futbolistas rindiendo a un nivel bastante bajo. El Decano mereció ganar a todo un favorito como el UCAM y está recibiendo mucho castigo en varios partidos. Pero esto es fútbol y si no llegan los resultados tampoco hay que dejar pasar el tiempo como el que está tomando el sol. No todo puede ser cuestión de mala suerte en los partidos. Urgen movimientos de la zona noble y también que los futbolistas de una vez por todas den el callo. Cuando vinieron aquí en sus discursos vendieron ambición y aseguraron que sabían donde venían. Ahora el técnico y su ayudante les han lavado el cerebro para que ‘rajen’ de Gildoy y busquen continuamente excusas mirando al pasado. Eso se acabó. No cuela. Aquí no está habiendo presión esta temporada. Se la están creando ustedes mismos. Están a tiempo de reaccionar. Pero ya. En el campo. Y echándole lo que hay que echarle al asunto en el césped. Con esta plantilla el Recre no está obligado a ascender, pero sí a disputar los 'play-offs', que luego ya son una lotería e influyen mil y un factores. Quedar por debajo del cuarto puesto sería un fracaso, no una decepción. Eso es así este año, asi que no nos cuenten milongas.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Martes, 31 octubre 2017 a las 05:51
MARIANO
Oye, Juana, el Recre es intocable. Y si alguien lo duda... le sacamos 10000 personas en manifestación.
Hay que salvarlo y privatizarlo, sacarlo de una vez de la tutela del Ayuntamiento. Así ya no te quejarás de que empleamos tus impuestos para subvencionar un club deportivo profesional.
¡PRIVATIZAR EL RECRE PARA HACERLO LIBRE!
Fecha: Lunes, 30 octubre 2017 a las 03:41
Juana
Todo esto está mu bien y hay que salvar al Recre... pero sin mis impuestos ¿Eh, señor alcalde? Ya está bien de que nos laven el cerebro con una lealtad ¿a qué? A unos perdedores que no aportan nada al deporte de Huelva, que cuenta con campeones del mundo de duatlon, de vela, Marín, etc. Así que... que se busquen las habichuelas y basta ya de manifestaciones ¡Siempre con mi Recre!
Fecha: Domingo, 29 octubre 2017 a las 13:37
jose
Esto no es periodismo, es fanatismo, vergüenzate tenia que dar, desde el primer partido, primer minuto la presión del campo es infernal......no se a que estadio vas tu....

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress