Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manu López
Martes, 19 septiembre 2017 | Leída 144 veces

Segundas oportunidades

Marcar como favorita

Comienza una nueva semana en el que la noticia ha sido el empate cosechado por el Decano en casa del colista. Una oportunidad de haber sumado dos victoria seguidas desaprovechada, en la que los albiazules podrían haber dado un salto importante en la clasificación tras disputarse las primeras cinco jornadas.

Es cierto que esto solo acaba de comenzar, pero hay que reconocer que desde el club se han marcado un listón alto. No en vano ha llegado una plantilla muy competitiva de la mano de Juanma López y Eurosamop, y eso se ha traducido en una masa de aficionados de más de 10.000 abonados. Una locura que obliga al club a marcarse objetivos altos y al equipo a convivir con esa presión.

 

La Segunda División B es una categoría llena de recovecos y dificultades. Los favoritos se curten durante una siempre larga e interminable temporada. No se les reconoce en verano, por muchas buenas plantillas de las que dispongan. Ejemplos tenemos de todos los colores, que le pregunten a equipos como el Cádiz o el Oviedo sobre exigencias y necesidades de ascenso.

 

Eso tendrá que digerirlo el Decano, que ya sabe lo que es sufrir en la categoría de bronce, como en los años 90, en los que necesitó de ocho temporadas para dar el salto al fútbol profesionalizado. Ahora lleva tres campañas, esperemos que esta vez sea la definitiva. Pero la exigencia de estar arriba durante todo el año es una mala compañera de viaje.

 

Veremos como esa presión puede manejarse por el equipo, la afición y un entrenador que a pesar de su experiencia como futbolista en la élite, no deja de ser un debutante en los banquillos y muchas situaciones pueden superarle. El último día por ejemplo, tras la victoria del Betis se le vio un poco a la defensiva. Una muestra clara.

 

Tanto en Lorca como en otros partidos, muchos críticas han ido dirigidas en Casado. El lateral sevillano vive una segunda etapa en el Decano. Muchos recordamos aquel joven futbolista en la 2008/2009 como un jugador correcto, batallador y que dio la cara en una complicada temporada que acabó con el descenso del equipo de Primera a la Segunda División. Ahora, en la Segunda B vuelve con 31 años y como la vitola de ser un jugador importante en el vestuario. De hecho es uno de los tres capitanes, demostrándose que tiene peso en el vestuario y desde el cuerpo técnico se le quiere dar su sitio.

 

Desde el club se apostó por su figura, renunciándose a fichar a otros jugadores en su demarcación con la vitola de jugadores de nivel como el portugués Mica Pinto. Se nos habla de que ha renunciado a seguir jugando en Segunda A y firmar por clubes que pagan mejor por volver al Recreativo de Huelva. Hasta ahí bien, pero no es óbice reconocer que ha comenzado mal la temporada. Él mismo lo sabe por el nerviosismo que traslada en sus partidos, sabedor de sus dificultades cuando tiene enfrente a un jugador rápido y habilidoso.

 

Ante el colista tocó sufrir, lo mismo que en otros partidos. Espero y deseo que volvamos a ver el mejor nivel de Casado, o que en su defecto Casquero busque alguna alternativa para que los rivales no vengan con la lección aprendida.

 

Y por último y no menos importante me gustaría acordarme de un señor, un caballero y un recreativista. Me refiero a Juanma Rodríguez, el hasta ahora técnico del Atlético Onubense, que acaba de renunciar a su cargo debido a situaciones personales y profesionales. Los que hemos tenido la suerte de conocerle (en mi caso tras un desencuentro en su anterior etapa como entrenador del primer equipo), hemos comprobado la talla de persona que es y lo difícil que es dirigir a un equipo desde el banquillo. Por eso muchos como yo ponemos en valor sus cualidades como técnico, demostradas con una más meritoria permanencia el año pasado cuando lo fácil era sucumbir ante tanta dificultad. Como persona, demostró su humanidad y cercanía con jugadores, compañeros y con ese siempre difícil entorno albiazul. Hizo bueno aquello de las segundas oportunidades. En el Recre bien saben de ello.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Jueves, 5 octubre 2017 a las 15:07
Grande
Sigue así Manu. Fantástico artículo.
Fecha: Miércoles, 27 septiembre 2017 a las 08:24
Boris
Picha, que ya llevas tiempo escribiendo, ten un poco de dignidad y no pongas más sandeces mal escritas.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress