Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Viernes, 4 agosto 2017 | Leída 109 veces
Carta al director

Sublime Ballet Nacional Flamenco de Andalucía en Niebla

Marcar como favorita

La noche del pasado 29 de julio ocurrió en mi vida un acontecimiento que jamás podré olvidar. Gracias a un sorteo del diario huelva24.com tuve la oportunidad de asistir a un espectáculo inolvidable. Actuaba, en el incomparable marco de la ciudad de Niebla, el Ballet Nacional Flamenco de Andalucía, dirigido por un genio llamado Rafael Estévez.

Durante dos horas desfilaron ante mis ojos, incrédulos,  Oju! El arte, la danza, el flamenco y la vanguardia. Conocí a un genio llamado Rafael Estévez. ¡Cómo es posible que pueda haber tanto y tanto arte en una persona. Conocí a un genio como Leonardo Da Vinci, a un Mozart, a un Albert Einstein. Todo estos genios y muchos más se encontraban en ese escenario. Eran y al unísono, Rafael Estévez.

 

Cada escena de la actuación de este ballet era un canto a lo sublime, a la vanguardia. VI en el escenario, ballet, flamenco, pasión y sensibilidad, mucha sensibilidad e innovación.  Dice la foto de Facebook del grupo: Flamenco, tradición y vanguardia. (Proyecto canutera) y yo añadiría ¡Éxtasis! Aún estoy en estado de shock.

 

Me levantaba una y otra vez del asiento al ver algo difícil de imaginar. Jamás pensé que mi persona fuera capaz, a través de la danza y el baile, transmitir tantas sensaciones, tantos sentimientos, en una palabra, tanto arte. Rafael se ha rodeado de un grupo de grandes, muy grandes y sobre todo jóvenes artistas, que hacen aún más grande esta obra.

 

Cuando entraban y salían del escenario te quedabas boquiabierto y frotándote los ojos para darte cuenta de que aquello era real, que no era una ficción o un sueño.  Vi una corrida de toros sublime, vi a un a matadora que es una maestra del arte de cucharas. ¡Cómo baila! ¡Cómo mueve el cuerpo entero! Cada fibra transmitía arte y más arte. Y estaba rodeada de una cuadrilla genial. Aquí los bailaores, las bailaoras, los cantaores, los guitarristas, los palmeros ¡son únicos!

 

Vi otra escena en la que como un dios, Rafael va dando vida a una serie de muñecos inanimados ¡Sublime! Con todos mis respectos para Joaquín Cortés, para Antonio Gades, etc, y para tantos y tantos buenos y grandes bailaores Rafael es un punto y aparte. El marca un punto de inflexión, un antes y un después.  

 

Antes había arte, pero ahora hay más vanguardia. Cada instante del baile y la danza era ¡extasiarte! ¡Cómo mueve los pies Rafael! Cada nota musical te recorría por todo el cuerpo y te atravesaba de arriba abajo. Piensas que estás en el olimpo de los dioses. Allí estaba el padre Zeus (Rafael), rodeado de todo un elenco celestial: Afrodita, Poseidón, etc. No podíamos estar en la tierra, era imposible. Aún estoy en estado de excitación, ya que he visto algo glorioso y lo mejor de todo es que Rafael Estévez es onubense.

 

Aviso a navegantes. ¿Para cuando señores políticos un homenaje a un grupo que lleva Andalucía por todos los rincones del mundo. Se llama Ballet Flamenco de Andalucía y su director es Rafael Estévez. Gracias Rafael, porque durante dos horas me llevaste al éxtasis al ver a un grupo de grandísimos y muy jóvenes artistas hacer de la danza, el baile y la innovación algo fuera de serie. Me pregunto yo, ¿qué pensarían Silverio si viera esta obra? Pienso que se sentiría orgulloso y feliz de que su legado está en buenas manos, muy feliz al verse plasmado en un escenario por un grupo genial , el Ballet Flamenco de Andalucía. Podemos sentirnos orgullosos de ser andaluces al existir Rafael Estévez y su grupo flamenco, que llevan de forma sensible un arte por todo el mundo.

 

Señores de la Diputación, alcalde de Huelva y demás autoridades. Tienen que conseguir que este grupo vuelva a esta ciudad lo más pronto posible, para que Huelva pueda sentirse como yo me sentí el día 29 de julio entre las maravillas del Castillo de Niebla.

 

Un pero, gran pero, a la Excelentísima Diputación. ¿Cómo llegan a Niebla las personas que no tienen medios de locomoción. No se puede discriminar a los onubenses por tener o no tener un vehículo. Habría que poner un autobús. Para lo demás todo salió bordado. Las azafatas amables, simpáticas y jóvenes. ¡Viva la juventud¡ Una copa de vino de Rociana fue la tarjeta de bienvenida. En el interior, espectacular el recinto, servicios de restauración, atendidos por grandes profesionales para degustar productos de nuestra querida Huelva a unos precios muy asequibles.

 

Anselmo Machío.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress