Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Jueves, 29 junio 2017 | Leída 641 veces
Carta al director

El testimonio de un agente del orden en el incendio: “La mayor pesadilla vivida por mí y mis compañeros”

Marcar como favorita

Llevo varios días haciéndome la siguiente reflexión: se movilizó a miles de personas que se encontraban cercanas a un fuego aterrador y asesino, del que no daba tiempo a pestañear, del que literalmente “salimos vivos”, y tampoco lesiones de consideración, pero en estos días por la calle y a través de las redes sociales hay muchísimos colectivos, asociaciones y/o vecinos, que no están de acuerdo de cómo se llevó a cabo el dispositivo de emergencia.

El incendio ocurrido en Moguer, Mazagón y el entorno de Doñana es la mayor pesadilla real y vivida por mí y la de muchos compañeros más, por no decir la de todos. Empezó aproximadamente a las 21.30 horas del día 24 de junio del 2017 y recibimos la llamada para prestar servicio urgente a las 00.30 horas por lo que desgraciadamente estaba pasando. Teníamos la reciente desgracia una semana antes en el país vecino, en la que morían 64 personas y otras muchas heridas en un incendio similar al vivido aquí. Con la premisa siempre de no poner en peligro la vida de las personas y velar por la seguridad de éstas, nos pusimos manos a la obra.

 

Desde que se originó el fuego se estuvo por todas las zonas de campos de fresas desde Moguer a Mazagón que hay muchísimos, como en la zona de las Malvinas, alertando a todos los que viven en esas casas y fue una labor importante. Dentro del caos y confusión que había en la población, se estuvo informando en la medida de lo posible a los vecinos de Mazagón y a la vez, organizar la salida de las personas en sus vehículos de la población hacia otras cercanas, ya que era más seguro debido a la magnitud del fuego y que al ser de madrugada, dormían muchas familias.

 

Hubo momentos de mucha tensión y nerviosismo, pero aún así la ciudadanía mantuvo la calma y obedeció en todo momento las órdenes de los profesionales y se habilitó un carril específico de entrada a las urbanizaciones para los vehículos de emergencias.

 

Recuerdo a una anciana en pijama deambulando por el centro de Mazagón que se me acercó y me dijo “¿estoy segura aquí? Estoy sola, mis hijos están en camino”. Se me partía el alma al verla, pero sólo le pude decir, “ si señora, en el centro de Mazagón ahora está a salvo. Vaya al centro de salud que le atenderán y no se muevas de ahí”. No pude contestarle a más preguntas que me hacía, ya que no podía detenerme al haber una urgencia mayor, el desalojo inmediato de un hotel y un camping donde se aproximaba esa bola de fuego, donde había alrededor de unas 1.000 personas.

 

Nos acompañaron dos o tres dotaciones de bomberos a la zona para sofocar las llamas gigantescas que lindaban el vallado del camping y del hotel. Mientras se desalojaba a todas las personas, recuerdo ver compañeros mover coches estacionados que estaban muy próximos a los árboles, hacia una zona más despejadas. De nuevo tocaba correr. El viento soplaba con muchísima fuerza y sin un rumbo fijo y ahora otro peligro mayor estaba en el Parador Nacional, unas casas de guardas forestales y el Poblado Forestal, donde habitan normalmente unas 25 familias.

 

Allá iban otros compañeros. Les acompañaron varias dotaciones de extinción de incendios, de nuevo viendo a lo lejos pero tan cerca esa bola de fuego inmensa, que cada vez era más grande y donde soplaba con virulencia el viento hacia ese lugar.

 

Fue impresionante la labor de los bomberos, cómo arriesgaban sus vidas por intentar aminorar el fuego, mientras desalojábamos a las personas de la zona, madres con sus niños en los brazos llorando, ancianos con dificultad para andar, gente muy nerviosa y confusa… A pesar de todo estas dificultades se pudo desalojar a estas personas.

 

Parecía que la inmensa bola de fuego nos comía, pero seguíamos ahí, haciéndole frente pero siempre en alerta. Recuerdo que en uno de los traslados por la carretera nos pilló el fuego cruzándose de un lado a otro. Nunca presencié nada igual. Fueron unos segundos que parecerían horas: “Esto es impresionante, es el infierno” dije al compañero. No se veía nada, sólo humo y llamas. Gracias a que la carretera era en línea recta y ayudado por la intuición del compañero, pudimos salir de ese horror.

 

Al amanecer el viento nos daba una tregua y con los primeros rayos de luz, las avionetas empieza a realizar su trabajo. Los compañeros de extinción seguían a pie extinguiendo las zonas más complicadas. Nosotros seguimos con los desalojos y con la amenaza del viento, que podría reavivar con mucha fuerza el fuego de los médanos y zonas de acantilado que está justo en la línea de playa.

 

Soplaba el viento hacia el Instituto Nacional de Técnicas Aerospaciales (INTA) y el Camping Doñana. Por desgracia así fue, se levantó el viento y devoró toda esa zona con dirección a Matalascañas y a las entrañas del Parque Nacional de Doñana. Se estuvo desalojando a más de 1.500 personas durante toda la madrugada y otras 1.000 durante la mañana del sábado, ya que sobre las 15.00 horas por desgracia empezó esa bola de fuego a dirigirse al interior del Camping Doñana.

 

Afortunadamente ya lo teníamos totalmente evacuado, otro gran trabajo por parte de los compañeros, que evitaron una mayor tragedia, la humana. Dicha evacuación se realizó por la carretera A-494 en dirección a Matalascañas porque en esa dirección a Mazagón estuvo parcialmente cortada por el paso del fuego de un lado a otro de la carretera.

 

De nuevo el viento, a lo largo de la tarde del domingo seguía haciendo de las suyas y avivaba zonas que estaban controladas, teniendo que correr de nuevo a la zona más cercana de las casas de Mazagón, concretamente en las urbanizaciones cercanas a la Avenida del Parador. Se volvió a desalojar a personas cercanas al fuego.

 

Como dije al principio, con la premisa de no poner en peligro la vida de las personas y que no hubiera desgracias humanas, por eso tenemos que estar orgullosos de la labor que se hizo por parte de todos los profesionales. Llevo varios días haciéndome la siguiente reflexión: se movilizó a miles de personas que se encontraban cercanas a un fuego aterrador y asesino, del que no daba tiempo a pestañear, del que literalmente “salimos vivos”, y tampoco lesiones de consideración, pero en estos días por la calle y a través de las redes sociales hay muchísimos colectivos, asociaciones y/o vecinos, que no están de acuerdo de cómo se llevó a cabo el dispositivo de emergencia.

 

¿ De verdad creéis que lograr 0 víctimas mortales, no es suficiente? Piensen, lo más importante en este mundo es la vida de las personas y en esta desgracia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tuvieron la máxima nota, matrícula de honor, igual que todos los compañeros de extinción de incendio. Ojalá que Mazagón y todo su entorno se reforeste lo antes posible y vuelva a ser el de antes. Un saludo y gracias por todo.

 


Un agente de las fuerzas y cuerpos de seguridad

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Jueves, 29 junio 2017 a las 23:37
Yo
Enormes!! Habéis demostrado que sois unos grandes profesionales y encima me consta que fueron muchos de ellos voluntariamente a trabajar, bravo por todos ellos.
Fecha: Jueves, 29 junio 2017 a las 23:13
Rodrigo Pérez
Gracias y mil gracias...a todos los profesionales que habéis trabajado intentando sofocar ese fuego, que era como un gran monstruo voraz, poniendo en riesgos vuestras vidas, y no tenemos que lamentar vidas humanas que no es poco,dada la magnitud de los hechos.
Yo creo que la inmensa mayoría estamos superficie orgullosos,de vosotros.
Con toda mi admiración y gran respeto,a vuestra labor.
Gracias por todo...y que no vuelva a suceder un hecho tan lamentable..
Fecha: Jueves, 29 junio 2017 a las 22:26
Otro agente
No seamos pesados con el tema
Fecha: Jueves, 29 junio 2017 a las 21:43
Yo
Sois enormes! La verdad que el incendio ha sido terrorífio y no haber ninguna persona herida es para quitarse el sombrero
Fecha: Jueves, 29 junio 2017 a las 20:30
GALBRIT
Gracias por todo

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress