Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Jueves, 22 junio 2017 | Leída 430 veces
CARTA AL DIRECTOR

La farmacia de la Concepción: valor sentimental y patrimonial

Marcar como favorita

Es una pena que no se cuide el patrimonio, aparte de lo sentimental. La farmacia de la calle Concepción era de mi bisabuelo Ricardo y su hermano. En el piso de arriba vivió mi bisabuela hasta su muerte, como mi abuela que también murió allí. Visité a mi tía, hermana de mi abuela, toda mi infancia, y en esa casa me comí los merengues rosas y las milhojas más ricas de mi vida, de la confitería que había abajo.

Pero quitando lo sentimental, ese edificio es maravilloso. La tía de mi padre lo conservaba todo como era en su día: puertas, cocina de carbón, baño con bañera de patas, los interruptores de la luz... Me gustaba todo de esa casa: el patio interior, la altura de los techos... Todo era estupendo.

 

[Img #180256]Tengo por ahí unas fotos, pero al ser en blanco y negro no se aprecia demasiado. En una de ellas está la Virgen que se donó a la iglesia en una de las habitaciones, porque cuando la guerra se quemaron y al terminar tuvieron el gusto de donarla y los papeles de la compra de un Cristo para la iglesia, creo que de la Concepción...

 

En fin, muchos recuerdos que se harán polvo con el edificio. No sé por qué Huelva no se rebela contra el abandono del patrimonio. Algunos ven sólo casas viejas y no se dan cuenta de que un casco histórico habla de qué fue la ciudad, cómo vivían sus gentes y cuánto se ha avanzado desde entonces.

 

Si tuviese dinero yo misma compraría el edificio y lo habilitaría como viviendas de nuevo. Y la farmacia , ¿qué decir? Para la familia fue duro perderla con la muerte del bisabuelo, que supuso un antes y un después en sus vidas, y a nosotros nos tocará ver ese recuerdo vivo que teníamos -porque de alguna manera el ver esa fachada era tenerlo presente- esfumarse entre el polvo.

 

Espero que espabilen los responsables de esta dejadez y no caiga ni un edificio más. El patrimonio es la memoria viva en piedra de una ciudad, Huelva, que tiene mucha historia, mucho que contar.

 

Mi padre y yo siempre hablábamos de eso ¿Por qué no se mueve Huelva? ¿Por qué se quejan de que la tienen olvidada cuando la primera que se olvida es ella a ella misma? Nunca me supo responder.

 

Adela María Navas  

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Viernes, 23 junio 2017 a las 09:06
JOSE DAVID SANCHEZ GARCIA
Los recuerdos de su infancia no palian el peligro de derrumbe que supone esa casa.
Como patrimonio arquitectónico no aporta nada, además del agravio que supone intentar protegerlo ahora, que es muy tarde.
Fecha: Jueves, 22 junio 2017 a las 14:45
JZ
Totalmente de acuerdo. La pena es que, si lo dices o si denuncias la perdida del casco histórico o de cualquier otro problema de la ciudad, como la degradación debida a la Industria, te salen mil diciéndote que no quieres a Huelva y que así lo que haces es dar mala imagen de la ciudad. Prefieren mirar para otro lado y hacer como si no pasara nada. Una pena y algo totalmente incomprensible. Cuando lo que quieres es que se solucionen las cosas. En fin espero que la gente tome consciencia.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
(http)