Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Jueves, 1 junio 2017 | Leída 308 veces

Las aristas de la venta

Marcar como favorita

Y llegó junio y salió el Recre a la venta con cuatro meses de retraso según lo aprobado en su día por los partidos políticos en un pleno municipal. El pliego deja vencedores y vencidos y lo más importante es que al final el Decano tenga nuevo propietario en un par de semanas para dejar la casa medianamente en orden antes del 30 de junio y evitar el caos. Los aficionados y los trabajadores del club han sufrido más de un engaño en este nuevo paso dado por el Ayuntamiento y está por ver como se resuelven los acontecimientos en los próximos días para ver si no nos encontramos con alguna nueva sorpresa desagradable.

No entiendo el cinismo y el poco pudor a veces de la clase política. Sabiendo que hay muchas familias mileuristas pasando un auténtico calvario al llevar un año y medio sin cobrar por parte del Recre, no es de recibo, ni ético, ni humano prometer cosas para luego no cumplirlas. Los trabajadores y extrabajadores del Decano no tienen más remedio que asesorarse bien legalmente e ir a muerte contra el Ayuntamiento y contra el club albiazul. Es así de duro, es así de tajante. Esto no deja de ser una empresa que está humillándolos, por mucho sentimiento que despierte el Recre. Pablo Comas y Gildoy los pisoteó hasta la extenuación, pero es que el consistorio onubense también les ha dado largas y los ha tenido como el último mono. Para mí, ya digo, indignante. Primero están las personas, y después el negocio. Mal vamos por este camino. Después llegarán los lamentos en las urnas si se portan con el resto de la ciudadanía onubense igual que con los empleados del Recre, que encima no olvidemos que en su día fueron artistas principales para que el club no desapareciera.

 

El discurso de Gabriel Cruz en estos últimos meses ha sido demasiado veleta no sólo con los trabajadores sino también con el tema de Hacienda y de la venta. Al final el resumen es tan simple como que apenas se ha arreglado nada desde que se consumó la expropiación a principios de octubre y que todo sigue más o menos igual a nivel económico y deportivo. Y al final el resumen es que la mayoría de los marrones se los va a tener que comer el que llegue. El pliego de condiciones no ha contentado a la afición, que ve que va a tener poca tarta en las próximas decisiones de la zona noble del club (una representación más de calidad que de cantidad), ni tampoco a los partidos políticos de la oposición, y es que es muy sospechoso que la fecha de la salida a la venta se haya retrasado tanto. Además, y repitiendo un error del anterior Equipo de Gobierno en 2011, para elaborar el pliego ni se ha consultado a los partidos de la oposición. Entonces, me pregunto yo, ¿para qué sirvió convocar una y otra vez una mesa de esto, otra mesa de lo otro…? En fin, que da que pensar que todo esté ya medianamente arreglado con algún comprador.

 

Ustedes han leído y leerán en estos días miles de nombres de posibles inversores para hacerse cargo del Recre. Algunos serán verdad y otros no. Ahora ha llegado el momento de retratarse. Las condiciones del pliego son bastante duras y encima hay muy poco tiempo por delante. Esto es el Decano, un plus añadido cierto, pero también un club en Segunda B con 23 millones de euros y para el que hay que poner de golpe y porrazo más de diez en dos semanas. Es decir, blanco y en botella, leche. Aquí el que venga lo hará no sólo para hacer negocio sino también porque a nivel político le puedan haber prometido algo a nivel de construcción, o de terrenos, o algún otro tipo de contraprestación.

 

El alcalde se ha podido equivocar en muchas cosas en este camino, pero también es cierto que soy de los que piensa que no tiene ni un pelo de tonto, así que si ha elegido este momento para sacar el Recre a la venta es porque como mínimo sabe que hay uno de los posibles interesados que cumple con todas las condiciones del pliego. O eso o dos habría dos opciones. La primera, que tendría que esconder el rabo entre las piernas y reconocer el error de sacar tan tarde el club a la venta. Y la segunda, que todo seguiría más o menos como ahora, con el Ayuntamiento controlado al club y buscando de la noche a la mañana, y como sucedió hace un año, el millón y pico que le permitiría inscribirse en Segunda B antes del 30 de junio. Y después ya se vería. Ojalá que no haya que verse en este escenario porque sería nuevamente dramático y engordar para morir. Pueden pasar muchas cosas, pero ya digo que soy de los que piensan que entre bambalinas esto ya está medianamente vendido. Es cierto que no hay ni mucho menos traje a medida ni nada que se le parezca a la triste pantomima de Pedro Rodríguez con Víctor Hugo Mesa y Cía (que ya estaban dentro del club cuando salió a la venta), pero viendo las duras condiciones del pliego tampoco creo que haya más de dos o tres candidatos finales y al menos uno de ellos tiene que ser poco menos que íntimo del alcalde y haber negociado ya bastante en la sombra en los últimos meses los términos de la compra del Recre.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
(http)