Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

RSS de la sección Opinión [RSS Opinión]

Prison Break se rueda en Huelva

La joven productora onubense, fundada el pasado mes de mayo, ‘Ajunta-miento’ S. L. (Socialistas Lenguaraces), en colaboración con los estudios cinematográficos ‘Moncloa-ca’ Entertainment, trabajan en una readaptación de la exitosa serie norteamericana Prison Break que, como todo el mundo sabe, significa la cárcel desbaratada, traducido al español. Y es Huelva el enclave elegido para su puesta en escena.

Irán se lo pone crudo a Huelva

El hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces y, si el obstáculo está teñido de verde parné o impregnado del correoso poder de atracción del petróleo, el refocilo en el traspié es de órdago.

Respire hondo antes de decir ‘quimiofobia’

Quizás cuando al toser un onubense regurgite un pedazo de pulmón o al estornudar espute mucosidades fosforitas, algunos introduzcan de una vez la sinhueso donde no pega el sol y dejarán de insultar a sus cobayas, los ciudadanos. Según el gerente de la Asociación de las Industrias Químicas, Básicas y Energéticas (AIQBE) de Huelva, Rafael Romero, Huelva padece lo que define como ‘quimiofobia’. Es esperanzador enterarse de que la preocupación desmedida por la contaminación se fundamenta en nuestra naturaleza paleta, ignorante y propensa a la hipérbole en vez de en la existencia de un grave problema de salud pública real.

20-D: Del golpe en el pecho a la abstención

Decía un ‘meme’ postelectoral de los que circula por Internet que los españoles somos tan absurdos (usaba otro apelativo más contundente) que pasamos cuatro años criticando al Gobierno y quejándonos de la gestión política en la barra de un bar, pero luego somos incapaces de sacar cinco minutos para votar en los comicios.

La chica se queda a cuadros

El pasado día 8 de diciembre surgió por generación espontánea en Huelva un Rodolfo Valentino postmodernista con aires de Antonio Vega: “Me asomo a la ventana eres la chica (de la camisa de cuadros) de ayer (…). Mi cabeza da vueltas persiguiéndote”.

Ferias sin fieras en Huelva

Decía allá por el siglo XIX Jeremy Bentham, pensador inglés y padre del utilitarismo, que “los franceses ya han descubierto que la negrura de la piel no es razón para abandonar a un ser humano al capricho de su torturador. Quizá llegue el día en que se reconozca que el número de patas, la pilosidad de la piel o la terminación del hueso sacro son razones igualmente insuficientes para abandonar a un ser sensitivo al mismo destino”. Un puñado de décadas después de este postulado, el paradigma de la moralidad humana sigue enredado en un peludo asunto que cuestiona sus loas de evolución y progreso, el maltrato animal.

Do you know Huelva?

Huelva es the lemony pear (la pera limonera, para los no iniciados). O al menos así la definen los visitantes ingleses, que eligen la provincia onubense como destino predilecto para sus vacaciones, especialmente durante la época estival.

La Diputación pasa del Siglo XXI

Orden de desahucio (aunque otros usen el término traslado como eufemismo) dictada por la Diputación de Huelva contra el arte contemporáneo choquero.

A Huelva le ruge el estómago

En nuestro terreno de cultivo sigue sin agarrar la simiente (y tanto que nos mienten) de los mesiánicos brotes verdes. La cosecha de empleo, estacionaria y sectorial, es un latifundio abonado a un barbecho demasiado caprichoso. La temporalidad laboral y los contratos basura impiden que la recuperación eche raíces y la desertización del paro se extiende por nuestras fronteras.

No me toques las carabelas que me conozco

Pronto escucharemos “La Ría del Odiel presume orgullosa de ver al Sevilla en el Sánchez Pizjuán” en el himno del Arrebato, o si no, al tiempo. Continúa la imparable oleada de hurtos históricos a Huelva (o robos, si tienen más de 500 años de antigüedad).

Tenis entre chanclas y pipas

Es una de las joyas de la corona de nuestra vetusta dinastía deportiva. Su linaje ha sobrevivido a múltiples avatares que han amenazado al trono y empujado a la abdicación, sin embargo, nada ha podido arrebatar el cetro del decanato tenístico a Huelva.

El zoo ilógico de Ayamonte

Jamás olvidaré mi primera visita a un zoo. Deprimente, triste, penosa, repugnante; indignante incluso para un pequeño que no superaba los 10 años. Una pareja de osos pardos yacían encogidos en una esquina y reaccionaban al jolgorio levantando un párpado con resignación, inquietados y molestos pero indolentes. "Mira qué tiernos, están dormidos", decía con empalagosa absurdez un padre repipi. No, señor, a ese bicho le han arrancado su esencia, su alma, y han hecho un peluche de él.

El ‘mecagoentodismo’ férreo

Por estos lares somos tozudos impulsores de la corriente sociocultural del ‘mecagoentodismo’ en su vertiente del ‘lirili’, sin embargo, la rama del ‘lerele’ está más en declive. Somos expertos en hacer ruido, pero el cultivo de las nueces lo dejamos en un barbecho demasiado tardío y termina secándose por completo.

El espinado Espigón

El paisaje mixto compuesto por una miscelánea de chimeneas humeantes, vegetación, humedales y marismas te abstrae inevitablemente mecanizando el pedaleo. Con el GPS mental apagado, decido rodar indefinidamente por la carretera del dique Juan Carlos I hasta que las piernas monten un piquete y se subleven. O hasta que quede eliminado de la exigente prueba del programa 'Humor Amarillo' en que se ha convertido el arcén.

El AVE Fénix se estrella contra el puente

La avenida de Cádiz, estrenando su nueva configuración urbanística, podría sustituir a la plaza de toros como escenario de los espectáculos estivales de Freestyle, con las motos realizando piruetas de un extremo a otro del malogrado puente. Nuestra emergente promesa de salto de longitud onubense, Héctor Santos, tiene a su disposición un espacio de entrenamiento extremo en el que precisar el ajuste del talonamiento, tan crucial en la preparación de los atletas.

La alargada sombra del ‘perroflauta’

¿Tú qué eres, un hippie? No he perforado mi piel con piercings, mi pelo no está decorado con rastas, mi fondo de armario carece de pantalones cagados y los gorritos jamaicanos no son de mi estilo. Pero, aunque no me enfunde el uniforme oficial, yo también lucho en el bando de la economía social.

Platero y el fuego

“(…) De pronto, salta un estridente crujido de ramas verdes que empiezan a arder; luego, el humo apretado, blanco como armiño, y la llama, al fin, que limpia el humo y puebla el aire de puras lenguas momentáneas, que parecen lamerlo”.

Un romance a la carrera

Nos conocimos hace seis años. En la víspera todo eran dudas y reticencias. Recibí una invitación atractiva e interesante, aunque a la vez inesperada. Todo fue casi de casualidad. Hacía tiempo que me fijé en su belleza, en su pureza y en su nobleza. Eran miradas furtivas a un amor imposible. Me negaba la evidencia para no sufrir ante la más irrealizable de las utopías, pero esa espinita siempre estuvo ahí. Otras pasiones me cautivaron, pero no me saciaron.

El hormiguero de nuestra ciencia

Son hormiguitas. Insignificantes por separado pero poderosas en su conjunto. Pasan desapercibidas dentro del ecosistema; su ardua y constante labor se camufla con su disfraz mimético más distintivo, la discreción. Nadie repara en ellas, pero están allí, siempre tenaces, minuciosas, humildes, incansables… no se desvían jamás del camino. Obreras profesionales, llevan el trabajo en el código genético, funcionan sin horarios.

No te mueras, abuelo

Bolsa de gusanitos tamaño familiar y dos cartuchos de pipas, uno en cada bolsillo. La munición para 90 minutos está lista. Las 25 pesetas restantes del presupuesto quedaban reservadas para las almohadillas, esa especie de cojín acolchado forrado de plástico azul marino que estimulaba el funcionamiento extremo de las glándulas sudoríparas de las posaderas. Los bloques de hormigón que ejercían de asientos en las gradas te obsequiaban con una sesión de quiropraxia agresiva muy poco beneficiosa que aconsejaba aislar la zona de alguna manera.

Riesgo del fin

Me considero un apóstol evangelizador de la doctrina de la Navaja de Ockham, aquel postulado metodológico de un fraile franciscano del siglo XIV que determinaba que “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más correcta”. Sin embargo, en Huelva, somos capaces de desmontar hasta los aforismos más ancestrales. En lo ocurrido el pasado lunes, pueden existir varias respuestas que lo descifren, pero ninguna parece ser sencilla.

CSI ‘cacanino’ en Huelva

Como diría Gil Grissom en CSI Las Vegas, "Las personas mienten, las pruebas no”. En Huelva, ya nadie podrá argumentar esta caca no es mía, la ciencia desenmascarará a los perpetradores de atentados urbanos tales como no recoger las deposiciones de sus mascotas en la calle. El Ayuntamiento impone el toque de queda, tolerancia cero contra los excrementos.

La penitencia sin capirote

Sin ánimo de ser ‘tocaescrotos’ (los puntos de la tarjeta de articulista no me llegan para canjearlos por la palabra ‘tocahuevos’, disponible solo para columnistas Premium como Pérez-Reverte), pondré la nota discordante en el solemne ambiente cofrade. No soy un machacón opositor de la Semana Santa (me encantan las torrijas), pero ni mucho menos un ferviente seguidor. Me definiría, más bien, en una posición neutral, como un casco azul.

Un mordisco, un euro

Es uno de nuestros abanderados gastronómicos más reconocidos internacionalmente, un tesoro distintivo de nuestras tierras; es, sin duda, el buque insignia del patrimonio agrícola onubense. Demandada desde todos los rincones del planeta, los consumidores se rinden a su textura, viveza cromática, jugosidad, sabor único y deliciosa frescura. Antioxidantes, diuréticas, hidratantes, con propiedades analgésicas, fuente inagotable de vitaminas y minerales, es un completo manjar jalonado por incontables virtudes nutricionales. Su único defecto es la estacionalidad de su recogida, al tratarse de un producto de temporada, su degustación es un privilegio de apenas unos meses. Efectivamente, nos referimos a las fresas, una fruta cuyo apellido recurrente es ‘de Huelva’.

Todos para el Recre y un Recre para todos

Gobernados por el caos y la adversidad, imprimir credibilidad a una alternativa es un reto de dimensiones superlativas. Cuando el milagro es el único credo recitado en un panorama devastador y aparentemente irreversible, evangelizar a un tozudo ateo como la confianza supone algo así como predicar en el desierto. Aunque siempre existe un grupo irreductible de optimistas patológicos capaces de encauzar el temible concepto de crisis hacia su acepción de oportunidad para el cambio. En Huelva, uno de esos grupúsculos de obcecados inconformistas que desafía los convencionalismos ha creado el movimiento definido como Recreativo Supporters Trust.

La niña precoz de Huelva

Hace 16 años Huelva daba a luz a una niña prodigio, un talento precoz que tardó poco en superar las expectativas de quienes profetizaban en su horizonte un futuro prometedor. Era una hija deseada y muy esperada por la familia onubense, y llegaba con muchas dosis de ilusión debajo del brazo. La gestación fue fruto del amor desmedido por el baloncesto. Así, de la unión del CB Gilest y el V Centenario-Ciudad de Huelva, en 1999, surgió un retoño con genes privilegiados y un entorno más que favorable para su educación.
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2016 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress